El próximo 1 de julio, alrededor de 89 millones de mexicanos serán convocados a las urnas para elegir al Presidente de México para el periodo 2018-2024, además de gobernadores de nueve entidades y otros 3 mil 400 cargos de elección en todo el país.

En la encuesta, Consulta Mitofsky precisa que todos los estudios de opinión son solo un indicador de estados de ánimo y niveles de conocimiento en el momento de levantarse la información por lo que nada garantiza que los resultados prevalezcan a través del tiempo.

El porcentaje de voto indeciso está entre 15 y 30 por ciento, monto parecido a previas jornadas, de acuerdo con encuestas. Sin embargo, analistas políticos de diversas zonas del país coincidieron que no influirá de manera determinante en el resultado final de la elección –donde hay un claro puntero con unos 26 puntos de ventaja sobre el segundo puesto– ya que ese electorado tiende a fragmentarse o incluso a abstenerse de ir a las casillas. Pero prevén que pocos irían hacia el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por el hartazgo social hacia el tricolor: un 80 por ciento del voto definido lo rechaza.

Ciudadanos de edad adulta y que por primera vez votarán aún sin definir su decisión expusieron que, luego de más de 29 mil spots y tres debates, no creen en las opciones ofertadas, pero al que menos elegirían es a José Antonio Meade Kuribreña de “Todos por México”, candidato que lanzó el cuestionario “¿Estás seguro de tu voto?”.

Esta herramienta publicada en su página ataca con preguntas a sus dos principales oponentes con el objetivo de atraer a este tipo de electorado. Esta semana el ex Secretario de gabinete fue denunciado penalmente por el Partido Acción Nacional y la iniciativa Ahora, grupo civil que abiertamente apoya a Ricardo Anaya Cortés, por su supuesta relación con el caso de sobornos de la constructora Odebrecht. El vocero de Presidencia, Eduardo Sánchez, consideró que la intención de la acusación es ganarle sus votos.