El Gobierno le da la poca agua que queda a una industria cada vez más sedienta y contaminante – Antena San Luis