[Corte]

Vuelve el video:

B: Y si queda, pues este candidato, se nos abren las puertas, pero para lo que queramos, entonces con eso nos vamos al cielo…

Hay un anuncio de Continuará, en el sitio Caso Anaya. No se dicen los lugares en los que ocurrieron los encuentros. 

No es la primera vez que Anaya es ligado a presuntos casos de corrupción y enriquecimiento ilícito. Sin embargo, al menos en lo legal, ha librado todos los señalamientos que pesan sobre él.

Desde el año pasado, la noticia persigue al panista queretano: entre 2014 y 2016, compró y vendió un terreno en su estado natal. Lo adquirió por poco más de 10 millones de pesos y a los dos años de la compra, construyó siete mil metros cuadrados de una nave industrial que vendió en 54 millones de pesos.

Hoy, le es cuestionada la cantidad de dinero que genera y que no esclarece -a cabalidad- de dónde sale; también su presunta liga y “amistad” con Manuel Barreiro Castañeda, empresario investigado por la Procuraduría General de la República (PGR) por lavar dinero a través de empresas fantasma, quien junto con Anaya habría hecho tejes y manejes para enriquecerse a partir de “inflar avalúos”, señala el testimonio de personas ligadas al caso.

El coordinador de la campaña de Anaya, Jorge Castañeda, ha atribuido en varias ocasiones que el escándalo del supuesto lavado de dinero fue lo que frenó el ascenso del candidato panista en la contienda presidencial.

En reiteradas ocasiones, Anaya y su equipo han dicho que el tema ya quedó aclarado, que él no está implicado en el supuesto delito y que la PGR no lo ha citado a declarar por caso.

LA RESPUESTA

Ricardo Anaya respondió a través de un video en Youtube. Responsabilizó Enrique Peña Nieto, Presidente de México, por los ataques, y aseguró que es en respuesta a señalamientos que hizo desde la Universidad Iberoamericana:

“Responsabilizo al Gobierno de Enrique Peña Nieto por este nuevo ataque en mi contra, utilizando las mismas mentiras de hace algunos meses, y aclaro: el contenido de ese video es totalmente falso; es una estrategia orquestada por el Gobierno del Presidente Peña Nieto para dañar mi candidatura. Me atacan porque antier, en la Ibero, dije con toda claridad que Enrique Peña Nieto es corrupto y repetí que cuando yo sea Presidente, sí me encargaré de que enfrente la justicia y, de resultar culpable, vaya a la cárcel.

“Me atacan porque denuncié que Enrique Peña Nieto y López Obrador ya pactaron. Peña Nieto le ayuda a López Obrador atacándome a mí, que soy el único que le puede ganar, y a cambio, López Obrador ya se comprometió a perdonarle todo, como ya inclusive lo dijo públicamente. Sé que la guerra sucia en mi contra ya no va a parar de aquí hasta el día de la elección. A ti, mexicana y mexicano, te pido: no les creas. Y a usted, Presidente Peña Nieto, lo responsabilizó de mi seguridad y de la de mi familia. No me va a doblar. No me voy a rendir, vamos a ganar. México va a cambiar”.