Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Permitir mayor participación privada ¿Contribuye a mejorar el desempeño del sector energético? Tercera y última entrega



 

En la primera y segunda entregas establecimos los tres argumentos de los privatizadores, a saber:

Primero: Que no hay dinero para invertir en perforación de pozos de aguas profundas y que el sector eléctrico funcionaría mejor privatizando.

Segundo: Que no tenemos la tecnología para perforar aguas profundas, tampoco para obtener shale oil.

Tercero: Que se va a conservar la rectoría de Pemex y que no se pone en peligro la renta petrolera con contratos de utilidad.

En ese orden de ideas establecimos que dinero sí hay y sugerimos líneas de financiamiento. Asimismo demostramos que podemos ser capaces de aprender o rentar o comprar tecnología sin entregar nuestra riqueza del subsuelo.

Ahora, en relación con el sector eléctrico, Comisión Federal de Electricidad es una empresa que, al igual que PEMEX, se encuentra dentro de las 500 empresas más rentables del mundo, ocupa la posición 470 y sus ingresos son por 23, 481 millones de dólares (anuales).

Dice la Secretaría de Energía que urge hacer una reforma eléctrica porque pagamos tarifas muy altas.

Y aquí es obligado recordar que pasó con otras privatizaciones. Teléfonos de México se privatizó, hoy pagamos las tarifas más altas de telefonía del mundo. Las empresas que entraron después de Telmex, cobran todavía más caro. Bancos. Hoy pagamos los servicios bancarios y los intereses más altos del mundo. Independientemente de los costos del FOBAPROA y el IPAB que también seguimos pagando, a través de nuestros impuestos. Yo creo que ya basta de privatizar las ganancias y nacionalizar las pérdidas.

En 1998, cuando el Grupo Parlamentario del PRI presentó la iniciativa de reforma del sector energético, platicaba con un diputado federal panista integrante de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados. Le pregunté al diputado si a final de cuentas una privatización del sector eléctrico implicaría un aumento de los costos por el servicio de energía eléctrica, puesto que lo que mueve a las empresas son las ganancias, aquel legislador contestó que sí, que la realidad es que con la privatización los costos se elevan a precios de mercado. Aquel legislador es hoy el Comisionado Presidente de la Comisión Reguladora de Energía.

Es claro que las tarifas se van a elevar, no se van a reducir, porque al eliminar el subsidio, para que a las empresas les convenga entrar al negocio, automáticamente los costos se elevan.

Y además, recuérdense los apagones como el de la costa atlántica de Estados Unidos, o California, por el hecho de que las compañías privadas escatiman en el pago de mantenimiento preventivo y de largo plazo. En este sentido no se tiene precisamente lo que es un mejoramiento del desempeño del sector eléctrico, sino todo lo contrario, independientemente del alza de tarifas.

En otro orden de ideas y en relación con la materia petrolera, también ha quedado demostrado que dinero si hay, que podemos acceder a tecnología y que si damos el paso hacia compartir nuestra producción, las consecuencias pueden llevarnos a perder el control sobre nuestra riqueza, e incluso, a perder nuestra riqueza.

Decía John Davison Rockefeller que la empresa más rentable que puede existir es una empresa petrolera bien administrada. Y la segunda empresa más rentable es una empresa petrolera mal administrada.

Es cierto que a PEMEX lo ahoga la carga fiscal impuesta, el sindicato y los políticos que la manejan. Reformemos PEMEX, demos autonomía a la Comisión Reguladora de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos. La solución es convertir a nuestra segunda empresa más rentable en la primera empresa más rentable sin comprometer la riqueza de todos los mexicanos.

Mucho se ha dicho que se requiere modernizar nuestro sector energético y que para ello es indispensable la privatización. Pues bueno, haciendo una referencia geopolítica y un poco de memoria, a partir de 2007 lo que ha sucedido es que los países petroleros están en un proceso de reestatización, no de privatización, precisamente por las malas experiencias que han tenido. Las siete nuevas hermanas son las empresas estatales de Rusia, Malasia, Bolivia, Brasil, Arabia Saudita, China y Venezuela. Lo moderno hoy es que el Estado controle su riqueza petrolera, que es lo que hemos venido haciendo en México desde 1938. Comisión Federal de Electricidad es una empresa eficiente y competitiva en un país en el que decenas de millones de mexicanos viven en pobreza y no podrían pagar tarifas caras de energía eléctrica sin subsidio y a precios de mercado, lo que en automático incrementaría sus carencias y su pobreza.

No perdamos la dimensión de las cosas. El motivo final de una empresa es la ganancia: ni van a bajar los precios, ni están interesadas en el desarrollo de la nación; porque todas las grandes empresas susceptibles de participar son extranjeras, sin ningún interés en el desarrollo de México.

Legisladores mexicanos: No seamos ilusos, seamos patriotas, no apátridas, o lo que es peor, amátridas.

Comments