Prisión preventiva oficiosa, el engaño del miedo – Antena San Luis