MÉXICO

‘Externaremos preocupaciones por Perú cuando sea necesario’: Pablo Monroy tras regreso a México

A pocas horas de haber aterrizado en tierras mexicanas, el embajador Pablo Monroy se presentó en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador para destacar la importancia de las labores efectuadas por la embajada mexicana en Perú y pedir que se respeten los derechos humanos en el país andino que actualmente se encuentra en crisis.

Pese a su expulsión, Monroy aseguró que la embajada continuará dando seguimiento a la situación que se desarrolla en Perú y manifestando preocupaciones en el marco del derecho internacional, es decir, respetando los principios de no intervención, así como las legislaciones peruana y mexicana.

“Nosotros confiamos que en Perú se respeten todas las normas de derechos internacionales, estándares de derechos humanos… hay una preocupación legítima sobre todos los procesos judiciales que se siguen en Perú, que se respete el debido proceso de las personas acusadas en particular del presidente Castillo, situaciones a las que les hemos dado seguimiento”, comentó.

Una de las preocupaciones de las que habló Monroy es el retiro de la inmunidad al expresidente Pedro Castillo, proceso al que debe anteceder un antejuicio y que al parecer el Congreso no cumplió. “Seguiremos muy pendiente de estas cuestiones”, dijo al respecto.

El embajador arribó a la Ciudad de México alrededor de las 22:20 horas de este jueves 22 de diciembre, luego de que el gobierno peruano lo declarara persona non grata y le diera 72 horas para abandonar el país. Esta decisión fue comunicada por las autoridades peruanas luego de que el presidente López Obrador ofreciera asilo político a Castillo y acusara que su destitución fue un golpe del conservadurismo, acciones que fueron consideradas “injerencistas”.

A pocas horas de haber llegado, Monroy se trasladó a Villahermosa, Tabasco, a la conferencia de prensa matutina para dar un informe de las actividades de la embajada a su cargo.

Asilo político es prioridad para la embajada de México en Perú

En medio de la crisis agudizada por la destitución de Castillo y el nombramiento de Dina Boluarte como presidenta, la embajada mexicana ha podido honrar la larga tradición de asilo político con el resguardo de la familia del expresidente destituido, afirmó Pablo Monroy.

Recordó que la esposa y los dos hijos de Castillo recibieron asilo en la embajada de México en Lima hasta que fue posible trasladarlos a territorio nacional este 20 de diciembre.

“Quiero decir presidente que soy hijo de refugiados, para mí es una prioridad… cumplimos con ese objetivo”, comentó.

El Financiero

X