SAN LUIS

Morir dos veces: error médico le costó la vida

Una niña de tres años de edad de la comunidad La Herradura, municipio de Villa de Ramos, falleció como consecuencia de un acto de negligencia de médicos que trabajan en el Hospital Básico Comunitario del municipio de Salinas de Hidalgo. 

No la atendieron debidamente, la dieron por muerta y la entregaron a su mamá, la familia inició los preparativos para el sepelio y mientras la niña era velada despertó.

De inmediato la llevaron de nueva cuenta al médico, donde finalmente falleció por la tardanza en la atención.

Su propia madre, María, confirmó los hechos que señalan a médicos del municipio de Salinas, quienes la recibieron el miércoles por la noche con un cuadro de diarrea y vómito que tenía combinado con fiebre.

Sus papás la internaron y advirtieron que tenía signos vitales muy bajos, pero los médicos únicamente le suministraron paracetamol en gotitas por 8 horas, como receta, pero nunca la rehidrataron ni le colocaron suero intravenoso.

Pasaron cuatro horas y los médicos la dieron por muerta y así lo notificaron a los familiares.

Ellos se llevaron a la niña para velarla, pero su abuela materna se dio cuenta, a las cuatro de la tarde del jueves, que la niña movía las manos y comenzaba a respirar.

Entonces la revisó una doctora de la comunidad, le detectó signos vitales, pero ante la gravedad de su salud ordenó su traslado a la clínica, donde dos horas después, el personal notificó que ahora sí había perdido la vida.

Entre los factores determinantes de la muerte, su mamá considera que hubo un claro acto de negligencia médica, puesto que una atención inmediata y adecuada le habría salvado la vida.

Pulso

X