PLANETA

Peligroso tifón amenaza Japón; lanzan inusual «advertencia especial»

Dos millones de personas están amenazadas por la llegada del tifón «Nanmadol», advirtió hoy sábado la cadena de televisión nacional de Japón, NHK, mientras la agencia de meteorología del país lanzó una inusual «advertencia especial» instando a los habitantes a protegerse.

La cadena indicó que había instrucciones de evacuación para los habitantes de Kagoshima, Kumamoto y Miyazaki en la región de Kyushu, en el sur del archipiélago

El tifón «Nanmadol» se desplazaba con ráfagas de hasta 270 kilómetros por hora hoy sábado a su paso por la isla de Minami Daito, a 450 km al este de la de Okinawa, según la agencia meteorológica.

Se espera que el tifón toque tierra el domingo en Kyushu, en la provincia de Kagoshima, y que desde allí continúe hacia el norte, antes de dirigirse hacia la isla principal de Japón.

«Hay riesgo de tormentas sin precedentes, olas altas, marejadas ciclónicas y precipitaciones» abundantes, explicó a la prensa Ryuta Kurora, jefe de la unidad de previsiones meteorológicas de la agencia.

«Se pide máxima precaución», agregó, pidiendo a los residentes que evacuen el área lo antes posible. 

«Este tifón es muy peligroso», afirmó.

«El viento será tan feroz que algunas casas podrían derrumbarse», dijo, y advirtió que también se podrían producir inundaciones y deslizamientos de tierra.

Antes de la llegada del tifón «Nanmadol», las anulaciones de vuelos empezaron a afectar a los aerpuertos regionales, en especial los de Kagoshima, Miyazaki y Kumamoto, según los sitios en la red de Japan Airlines y All Nippon Airways.

Japón, inmerso actualmente en su temporada de tifones, se ve golpeado por unas 20 tormentas de este tipo cada año, pero los científicos afirman que el cambio climático está aumentando la gravedad de estos fenómenos y causando episodios extremos como olas de calor, sequías e inundaciones cada vez más frecuentes e intensos.

 En 2019, el tifón «Hagibis» azotó Japón, que acogía el mundial de rugby, cobrándose la vida de más de 100 personas. Un año antes, el tifón «Jebi» provocó el cierre del aeropuerto del Kansai en Osaka, y causó 14 víctimas mortales. En 2018, inundaciones y deslizamientos de tierra dejaron 200 muertos en el oeste de Japón durante la temporada de las lluvias.

Informador

X