Uncategorized

Además de avión, estrenará Peña Nieto seis helicópteros

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) recibirá este año seis helicópteros nuevos de la marca Agusta, modelo AW109 SP, que utilizará para el traslado del Presidente, los titulares de su gabinete y funcionarios de alto nivel, porque la flota actual “denota una antigüedad que repercute en su operatividad y disponibilidad”, y es factible que eventualmente presenten fallas no previsibles, detalla la dependencia en el Análisis Costo-Eficiencia que justifica la adquisición ante la Secretaría de Hacienda. El costo total de las aeronaves, que tendrán un vida útil de 25 años, asciende a 1,147 millones de pesos y está contemplado en el presupuesto de 60,810 millones de pesos asignado a la dependencia para el 2013, aunque no se habían ofrecido detalles del incremento de aeronaves para transporte ejecutivo, agrega la Sedena. A la fecha, el Grupo Aéreo de Transporte Presidencial tiene a su cargo ocho aeronaves: dos Puma SA330JM (1978 Y 1981), un Super Puma AS332L (1983), tres Super Puma (1987,1991 y 1993) y dos EC-225 LP (2008 Y 2009), con requerimientos de mantenimiento que incrementan su permanencia en tierra por inspecciones mayores relacionadas con su uso, por lo cual serán sustituidas gradualmente. Además, la tecnología de estos equipos “ha sido superada considerablemente, aspecto que trasciende en su disponibilidad en el mercado por la tendencia a disminuir en inventarios de fabricantes y proveedores, incidiendo en la seguridad y limitación de la operatividad de las aeronaves, al requerir que éstas cumplan con estándares superiores de seguridad”, se lee en el documento presentado la semana pasada a la Secretaría de Hacienda. Con la compra a la fabricante anglo-italiana AgustaWestland, la Sedena asegura que dispondrá de helicópteros para ser empleados en forma inmediata, operar a cualquier hora y bajo toda condición atmosférica, cumpliendo con los requerimientos de la normatividad aeronáutica nacional e internacional. UNA COMPRA OBLIGADA La dependencia también explica que, si no se realizara la compra, la Fuerza Aérea Mexicana está en condiciones de ofrecer los traslados con los equipos que utilizan para sus tropas, pero ello tendría implicaciones negativas porque se desviarían de sus misiones asignadas “generando, por consiguiente, un desgaste económico y físico no programado en el material de vuelo, que a largo plazo resultaría mucho mayor que la erogación correspondiente a la adquisición de otra aeronave”. Antes de elegir el nuevo modelo, se evaluaron equipos de otros fabricantes (Sikorski S-76, Eurocopter EC135T2, y Bell 429). Se optó por el de Augusta debido a su eficiencia en el manejo de combustible, la reducción de pesos en los materiales de fabricación y la posibilidad de hacerle las adaptaciones requeridas, entre otros.

“Se efectuó un sondeo en la comunidad aeronáutica internacional para verificar las disponibilidad de aeronaves susceptibles de cubrir las necesidades del Ejecutivo federal(…) resultando como mejor alternativa el helicóptero AW109 en razón de sus capacidades, innovaciones tecnológicas que le confieren mayores márgenes de seguridad, disponibilidad en el mercado y costos de operación y mantenimiento”, argumentan.
La Sedena asegura que el proceso de compra se apega a lineamientos de austeridad, racionalidad y control del ejercicio presupuestario establecido por la nueva administración y que aportará la información que le sea requerida para sustentar la operación. EL DATO

El Super Puma en el que murió Blake

El 11 noviembre del 2011, 10 minutos después de despegar en el Campo Militar Marte, de la ciudad de México, rumbo a Cuernavaca, el helicóptero Super Puma en el que viajaba el Secretario de Gobernación, Francisco Blake, se estrelló en un cerro. Toda la tripulación, ocho personas, murió. El vuelo era visual: no contaba con los sistemas de radar, porque así lo sugería el plan de vuelo. Con base en los registros de la aeronave, los servicios de mantenimiento se habían hecho en tiempo y forma, por lo que se descartó que fuera uno de los factores de riesgo. Tras un año de peritaje, la conclusión de los expertos fue que la caída se debió a errores humanos como consecuencia de la escasa visibilidad en la región. Sin embargo, en el diagnóstico actual de la flotilla de helicópteros del Transporte Presidencial, presentado por la Sedena a la Secretaría de Hacienda como argumento para la nueva adquisición, detalla fallas que presentan los helicópteros actuales, “debido principalmente a su antigüedad” y que contradicen el informe que descartó fallas en la aeronave de Blake Mora. Con información de: http://eleconomista.com.mx/sociedad/2013/03/10/ademas-avion-estrenara-pena-nieto-seis-helicopteros]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X