Uncategorized

Colima abre las puertas al matrimonio gay

El primer caso El 22 de enero, el Registro Civil de Cuauhtémoc recibió una petición formal por parte de José y Abraham para celebrar su matrimonio, tras siete años de ser pareja y vivir juntos. Habitantes del municipio de Colima, los novios se animaron a solicitar el matrimonio en Cuauhtémoc porque es el único de los 10 ayuntamientos del estado gobernado por el PRD, partido que en el DF impulsó la legalización de la unión civil entre personas del mismo sexo durante la administración de Marcelo Ebrard. La alcaldesa aseguró que un equipo de abogados estudió la petición antes de tomar la determinación de registrar el matrimonio. Egresada de la Universidad de Colima en 2010 como licenciada en Derecho y ex asistente becaria de la Presidencia del Supremo Tribunal de Justicia estatal, la edil también participó en el análisis jurídico, el cual calificó como minucioso. Aunque la Constitución de Colima especifica que el matrimonio se celebra entre un hombre y una mujer, el Código Civil estatal no refiere expresamente en los artículos de requisitos e impedimentos que la unión no pueda ser entre dos personas del mismo sexo. Ante la contradicción legal, el ayuntamiento se apegó a la Constitución federal, que tras las reformas en materia de derechos humanos de 2011 establece el principio pro persona y garantiza la igualdad y la no discriminación; además, Vizcaíno Silva agregó que contemplaron que la Ley que Previene, Combate y Elimina la Discriminación estatal los obliga a no negar como ayuntamiento ningún servicio público que ofrezca por razones de diversidad sexual. Ambos de 30 años de edad, José y Abraham celebraron su matrimonio ante la Oficial del Registro Civil Municipal, Martha Zepeda del Toro, cinco semanas después de que lo solicitaron, justo el día en que cumplieron su séptimo aniversario como pareja. A la fiesta asistieron 300 personas, entre sus padres, familiares y amigos. “Esta decisión está basada en la ley, sobre todo en la Constitución federal, y fue robustecida o reforzada con las resoluciones que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha emitido en temas similares, como en el caso de Oaxaca. “No estamos desafiando, estamos cumpliendo con nuestra obligación como autoridades, y una de esas obligaciones es gobernar sin distingos y aplicar la ley, estamos haciendo uso de esta supremacía constitucional”, afirmó la alcaldesa en entrevista vía telefónica. De 26 años de edad, la edil está afiliada desde el 2002 al PRD, del cual su padre, Arnoldo Vizcaíno, es líder moral en el estado tras ocupar diferentes cargos a nivel nacional e incluso ser candidato a gobernador en 1991. La alcaldesa tiene las credenciales de ser la primer mujer gobernante de Cuauhtémoc, ayuntamiento que sólo había sido administrado por el PRI, y de haber llegado a los 22 años de edad a la Cámara de Diputados por la vía plurinominal en la pasada legislatura. “Estoy completamente tranquila y segura de que estamos actuando conforme a derecho y estamos aplicando lo que la ley nos mandata”, sostiene Vizcaíno Silva.   Activistas aplauden medida Mariclaire Acosta, presidenta de la oficina de Freedom House en México, calificó como alentador que una autoridad municipal aplique las reformas constitucionales en derechos humanos y no restringa su actuación a los límites de las regulaciones locales. “Sobre todo en un tema tan importante, combatir la discriminación y reconocer la dignidad de las personas que tienen una orientación sexual diferente, me parece un gran paso y ojalá lo pueda consolidar”, expresó en entrevista con Animal Político. Por su parte, la activista Patricia Bedolla, actualmente integrante del Comité Organizador de la Marcha por la Diversidad en Morelos, señaló que el ayuntamiento de Cuauhtémoc aplicó con pulcritud la ley al acceder celebrar la unión civil de personas del mismo sexo. “La Constitución estatal dice una cosa, el Código estatal dice otra, pero al final del día la Constitución federal, en su reforma de derechos humanos y bajo el principio pro persona, dice que se debe aplicar la norma que más favorezca a las personas, por lo tanto la alcaldesa resolvió conforme a derecho”, explicó la especialista. Bedolla agregó que los Congresos locales deben realizar reformas para aprobar en sus regulaciones los matrimonios entre personas del mismo sexo y evitar a las parejas que decidan unirse tener que recurrir a juicios de amparo ante el Poder Judicial Federal. “Se tiene que legislar bajo la mirada de la no discriminación y el derecho pro persona, ya no hay salida para absolutamente nadie. Lo único que hacen los Congresos de los estados al no reformar sus leyes es dejarnos a los usuarios del derecho, a los ciudadanos, tener que andar un camino más largo que tiene que ver con el amparo cuando hay una negativa, pero al final del día es un camino que se va a ganar”, sentenció. http://www.animalpolitico.com/2013/03/presentan-mas-solicitudes-tras-primer-matrimonio-gay-en-colima/#axzz2OBH50qo2]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X