Uncategorized

Corea del Norte entra "en estado de guerra" con Corea del Sur

Amenazas Kim Jung-un dijo el viernes que había llegado el momento «de ajustar cuentas con los imperialistas estadounidenses». «Desde ahora, las relaciones norte-sur entrarán en estado de guerra y los asuntos que surjan entre el norte y el sur serán tratados de acuerdo con ello», se lee en el comunicado dado a conocer este sábado, en donde también se prometen «acciones físicas severas» contra «cualquier acto provocativo». «La situación de larga data de la península de Corea, que no ha estado en paz pero tampoco en guerra, ha terminado». Caitlin Hayden, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional en Washington, dijo que EE.UU. había «visto los reportes del nuevo, y poco constructivo, comunicado de Corea del Norte». «Nos tomamos en serio estas amenazas y nos mantenemos en estrecho contacto con nuestros aliados de Corea del Sur», dijo. El engaño siempre ha jugado un papel fundamental en la estrategia de Corea del Norte. El régimen de Pyongyang necesita que sus vecinos, mucho más poderosos y antagonistas, se tomen en serio sus advertencias. Al amenazar con el caos potencial y con la guerra en el corazón de la región más dinámica del mundo económico, han sido capaces de trascender su propia debilidad y obtener concesiones diplomáticas en el pasado. Pero Estados Unidos podría estar a punto de poner al país en evidencia. El Departamento del Tesoro de EE.UU. está tomando medidas para exprimir económicamente a Corea del Norte, y el Pentágono ha volado B-52 y bombarderos B-2 sobre la península de Corea, movimientos diseñados para provocar una reacción hostil. La dura postura de Washington le genera un dilema a Kim Jong-un, quien quiere mostrar a sus generales y al pueblo de Corea del Norte que puede forzar concesiones de EE.UU., en el mismo estilo de su padre y su abuelo. Ahora podría estar tentado a lleva su política arriesgada a un nuevo nivel, para tratar de convencer a EE.UU. y la región de que la confrontación no funciona y provoca demasiados riesgos. Las múltiples amenazas que Corea del Norte ha realizado a EE.UU. y Corea del Sur en las últimas semanas incluyen la alerta de un «ataque preventivo nuclear» en EE.UU. y la ruptura del armisticio de la Guerra de Corea. El jueves pasado, Corea del Norte amenazó con tener misiles en stand by para atacar las bases militares de EE.UU. en el Pacífico «en cualquier momento». El líder Kim Jong-un fue citado por la prensa estatal norcoreana diciendo que había «llegado el momento de ajustar cuentas con los imperialistas estadounidenses». Según él, la situación ha entrado una «fase imprudente», que representa un «ultimátum para que se desate una guerra nuclear en la península de Corea, a cualquier costo». Tanto el territorio continental estadounidense como sus bases en Hawai, Guam y Corea del Sur han sido mencionados como potenciales objetivos. Se cree que los misiles más avanzados que Corea del Norte posee son capaces de llegar a Alaska, pero no al resto de EE.UU.   Aumento de la actividad militar Los medios estatales de Corea del Norte mostraron este viernes a miles de soldados y estudiantes en una manifestación masiva en apoyo a Pyongyang, tras el anuncio de Kim Jong-un. Más temprano, Rusia advirtió que las tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos podían salirse de control. El canciller ruso, Sergei Lavrov, dijo que a su país le inquieta que «la situación se convierta en un círculo vicioso». Corea del Norte no posee la tecnología necesaria para atacar el territorio continental de EE.UU. «Nos preocupa además que la acción unilateral que se está adoptando en toda Corea del Norte sea aumentar la actividad militar», añadió. Por su parte, Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, dijo que la retórica bélica sólo profundizaba el aislamiento de Corea del Norte. Mientras que China, el mayor socio comercial de Corea del Norte, ha reiterado su llamado a que se alivien las tensiones. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hong Lei, dijo en su conferencia de prensa diaria que se deben realizar «esfuerzos conjuntos» para dar un vuelco a esta «tensa situación». El martes pasado ya había realizado unas declaraciones similares. Militares estadounidenses dijeron en un comunicado que se dio a conocer también el viernes que los bombarderos invisibles B-2 que volaron el miércoles sobre Corea del Sur demostraron la capacidad de EE.UU. para «proporcionar una disuasión ampliada» a sus aliados y de llevar a cabo «ataques precisos, de largo alcance, con la rapidez que deseen». «Los norcoreanos tienen que entender que lo que están haciendo es muy peligroso», declaró el jueves a los periodistas el secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel. «Hay que dejar claro que responderemos a estas provocaciones del norte, que tomamos muy en serio».   http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/03/130329_corea_norte_tensiones_continuan_en.shtml]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X