DESTACADOS RADAR

El Radar: El Buen Juez…

El Radar, el Editorial de ANTENA SAN LUIS.

«Ningún hombre está por encima de la ley y ningún hombre está debajo de ella. No pedimos el permiso de nadie cuando le exigimos que la obedezca. La obediencia a la ley se exige como un derecho, no se pide como un favor».

Theodore Roosevelt. Presidente de Estados Unidos.

Usted que atiende al Radar de Antena donde intentamos poner la mirilla en los temas y casos relevantes de lo público en nuestro estado debe estar estupefacto.

¿Qué demonios me importa la llegada de un particular a un cargo público como lo es la titularidad de un juzgado? Seguro dice además, como podría también haber dicho yo: no sé ni cómo se elijen, ni tampoco me importa. No creo en la aplicación de la justicia en el país y mucho menos conozco sus procedimientos.

Tiene en parte razón, pero en el fondo el triste estado que guarda ése sistema se debe a la doble condición que hoy guarda, una inmensa opacidad y falta de conocimiento general de sus temas, y por otra, la falta de interés y confianza de la ciudadanía. El reto hoy es justamente comenzar a forzar las puertas y ventanas y exhibir en un ejercicio de transparencia y derecho a la información lo qué sucede al interior, cómo se toman las decisiones y se perfilan los personajes que tienen la inconmensurable misión de ofrecer justicia en altísimos estándares éticos y legales. Es esta acción el principio de una examinación pública del poder judicial, de su conducta y aval de la independencia y ética en su toma de decisiones. Desafortunadamente puede ser una labor quebrantada por la zozobra de los hechos.

Vayamos al grano, el abogado postulante Marco Polo Méndez Alonso ha adquirido notoriedad en los últimos tiempos por su desfachatada manera de abordar su labor como litigante, al defender al hoy sentenciado por violación agravada ex funcionario del DIF estatal Carrerista, Alejandro Fernández Montiel.

La triste celebridad del también Presidente de la Asociación Potosina de Abogados se ha generado por usar todas las argucias y “chicanadas” a su disposición para alargar y enredar un caso que terminó ahorcándolo y exhibiéndolo no solo como un defensor deficiente, sino como un vendedor de espejos cuya valía está solo en el uso justo de las marrullerías con las que intentaba desviar la atención del foco del tema; la justicia para un niño violado, en situación de extrema vulnerabilidad, agraviado por el estado y por las personas que tenían la responsabilidad de cuidar de él, no de confabularse para permitir que un psicópata lo violara sexual, emocional y psicológicamente.

Pero el comportamiento de Marco Polo Méndez Alonso fuera de la sala de juicios orales también le representa un grave problema. Antena en este espacio hace unos días y ayer en Astrolabio https://www.astrolabio.com.mx/tribunal-debil-ignorante-escribio-marco-polo-mendez-hoy-busca-entrar-al-poder-judicial/

consignamos con pruebas fehacientes como el hoy aspirante a juez quiso dinamitar al poder judicial.

La frase detonante de su ira y falta de control fue contundente a través de sus redes sociales: “Se va a caer su sentencia junto con el tribunal”. Así,después de haber arremetido contra tres jueces y el poder que representan, la entrada de Marco Polo Méndez al mismo estaría a punto de consolidarse después de que el día de ayer miércoles 26 de octubre a las 12:00 horas se presentó a realizar su examen oral para convertirse en reserva de juez de Control y de Tribunal de Juicio Oral. Sería en cierto tiempo juez titular. Tremenda incongruencia, potencial escándalo, golpe de nocaut a la frágil credibilidad del poder judicial.

Un juez que dignifique a la institución debe tener como prioridad a las víctimas y no satanizarlas en sus estallidos viscerales revictimizándolos como hizo Marco Polo con el joven Brayan N.

No se puede concebir que un tipo con esa escala de valores, sea en quien podamos confiar para impartir justicia.

Le corresponde al propio poder judicial y al Consejo de la Judicatura evaluar, no solo un exámen, sino una trayectoria, un actuar congruente y apoyar las medidas que le hagan rendir cuentas a Méndez Alonso y cualquiera que quiera trascender en la carrera judicial. Mientras que la mayoría de los jueces se desempeñan con honor, las faltas éticas deben corregirse y los abusos graves de la confianza deben reconocerse. El poder judicial debe tener la voluntad de ayudar a implementar las normas éticas y ser una parte activa de cualquier mecanismo de ejecución.

Marco Polo Méndez Alonso, defiende violadores de menores, revictimiza a las verdadas víctimas, no puede ser juez más que en sus torcidas partidas.

RECADERO

*Tremendo espaldarazo dio el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, este miércoles en San Luis Potosí donde afirmóque el gobernador Ricardo Gallardo fue atacado por sus adversarios políticos durante su campaña electoral, ya que ha sido señalado de tener vínculos con el narcotráfico.

“Un gobernador joven, honesto. Aquí yo quiero hacerle un reconocimiento porque le costó mucho llegar al cargo de gobernador, no porque no hubiese tenido en su momento el respaldo popular. Le costó mucho porque en este oficio existen adversarios que a toda costa tratan de manchar el nombre (…) pues no quieren reconocer el respaldo popular”, dijo ante los legisladores.

*Las aguas se ponen turbias por el rumbo de Francisco  P. Mariel, donde está un despacho de abogados que alberga a varios ex funcionarios públicos que andan soportando o apoyando las calenturas de uno de sus “socios” que ya ha usado su firma para amedrentar particulares. No hay filtro en el uso de su “poder” para cumplir fiebres ajenas. La próxima semana salen los dictámenes de la auditoría superior en las cuentas públicas que les atañen. Deberían poner atención en lo que importa y no en las deudas de cama de sus compinches.

X