MÉXICO

Feminicida durmió con cadáver y alteró su versión, aseguran hijos de mujer asesinada

CIUDAD DE MÉXICO.- Al ser detenido, Eduardo aceptó ser el feminicida de Laysa, pero los errores en la investigación y en las declaraciones de los policías, que contradijeron a los hijos de la víctima, le dieron su libertad.

Una nueva orden de aprehensión lo mantiene en prisión, aunque su estancia en la cárcel peligra porque el juez podría desechar la acusación por inconsistencias.

Los hijos de Laysa cuentan que desde el 3 de octubre, cuando ocurrió el feminicidio, no han tenido acceso a la carpeta de investigación.

Así reportamos más detalles del caso, hace unos días: Joven halla a su mamá acuchillada y ya bien tiesa, en depa de Ciudad de México

Ellos suponen que Eduardo mintió al decir que había encontrado a Laysa con otro hombre y por eso la había apuñalado. También saben que el atacante cometió el asesinato en la madrugada y permaneció junto al cadáver hasta el anochecer.

Los vecinos que vieron a la pareja, les contaron lo que vieron y escucharon. El silencio, después de los gritos y golpes del lunes por la madrugada, alertó a los habitantes de un edificio en la cerrada de Lago Ness, en la colonia Pensil. Y al ver que por la noche los hijos de la víctima acudieron al lugar, los testigos les recomendaron que ingresaran a la casa de su madre.

Ahí hallaron el cuerpo de Laysa con un cuchillo en el cuello. No sabían que en uno de los cuartos estaba escondido el feminicida .

Él sólo salió por la mañana al mercado de Miguel Hidalgo a pedir dinero a los comerciantes, compañeros de ventas de Laysa. Tras prometer que ella les pagaría, los vendedores le dieron billetes al feminicida. 

Con el dinero, el sujeto regresó al departamento, hasta que por la noche fue hallado detrás de un mueble, donde se escondía de los policías. 

A Eduardo lo vieron ingresar a una patrulla esposado y vestido de policía. Pero según la familia de Laysa, los mismos policías les dijeron que declarar para comenzar la investigación por el homicidio.

Ese error llevó a Eduardo a ser liberado, pero una nueva acusación, por feminicidio, lo matiene en el Reclusorio Oriente.

El Gráfico

X