Uncategorized

La primera palomita del Presidente Peña Nieto.

México «el lugar surrealista por excelencia». Ya es obvio decir por qué. Desde mi muy particular punto de vista esta es la primera gran aportación de su gobierno, sin demeritar algunas otras iniciativas como la de transparencia y la nueva Ley de Victimas que por lo menos otorgan al estado mexicano cualidades de un gobierno más democrático y más sensible a algunas de las urgentes exigencias ciudadanas. El tema educativo en México es la solución a todos nuestros desafíos como nación. Para ser sincero con ustedes, nunca imagine que Peña Nieto fuera a dar esta sorpresa y la forma con la que al menos públicamente no se haya dejado chantajear por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación SNTE y su lideresa vitalicia, aunque tengo mis sospechas fundadas de que claramente la muy calladita Elba Esther ya tenga una muy buena rebanada del pastel. Sus acciones de “resistencia civil” han sido muy discretas y en las “formas”, se ha mostrado muy prudente al referirse a Peña Nieto; con el secretario de educación Emilio Chuayffet hay roses personales, eso está más que evidente. Si el costo de esta reforma educativa fue la inmunidad para la “Maestra” y todos sus negocios sucios, habría detrás de todo esto un resquicio de impunidad, pero al frente una gran reforma que la misma Organización para lo Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE ya calificó de histórica. ¿Esta sería una buena negociación del presidente y su gobierno? La corrupción y la impunidad es algo que nos duele a todos los mexicanos, pero creo que esta reforma constitucional solucionará en gran medida algunos de los retos de la educación en México. El SNTE ya no será un obstáculo en la modernización del sistema educativo y la nueva Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación que será la responsable de vigilar el desempeño de los profesores y de crear el Servicio Profesional Docente, garantizará que los niños y jóvenes del país cuenten con los mejores maestros. Así las cosas, no sé si fue muy costosa esta reforma educativa, pero no hay duda que los mexicanos construimos nuestra esperanza de un modo muy particular. Espero que José Vasconcelos pueda estar orgulloso de esta modificación constitucional.]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X