PLANETA

La triste historia de Laika, la perrita enviada al espacio por la URSS (a sabiendas que no regresaría)

La perrita Laika fue el primer ser vivo en orbitar la Tierra en una de las misiones espaciales más importantes en la historia de la humanidad. Hay mucho debae alrededor, de esto, pues no fue el primer animal en ser utilizado para un experimento espacial, ya que se título lo tienen unas unas moscas en 1947.

Laika tampoco fue la primera perrita en participar en algo así. En el 51, los soviéticos también utilizaron a varios doggos en sus distintas misiones espaciales. Pero fue Laika la que pasó a la historia, y de a poco, se ha revelado su trágica historia durante la misión Sputnik 2.

El satélite de Sputnik I
El satélite de Sputnik I / Foto: Getty Images

Pero vamos por partes. La misión Sputnik 1 de octubre de 1957, hizo historia al convertirse en la primera ocasión en la que un objeto hecho por el hombre orbitaba la Tierra. Se podría decir, incluso, que esto inauguró la futura carrera espacial.

Dado el éxito de la misión, en noviembre se puso en marcha el Sputnik 2, donde, como les platicamos, se puso al primer ser vivo a orbitar la Tierra, pero las cosas se ponen feas cuando descubrimos el destino de Laika y cómo los científicos siempre supieron que la perrita nunca regresaría con vida. Así que por acá les contamos.

Laika el 5 de noviembre de 1957
Laika en noviembre de 1957 / Foto: Getty Images)

También puedes leer: ¿Sabías que hay un protocolo mundial ‘de contacto’ con extraterrestres?

Perros callejeros

Todo el plan de llevar un primer ser vivo al espacio comenzó cuando salieron a las calles rusas para capturar lomitos callejeros, pues consideraban que estaban acostumbrados a pasar hambre y frío… y esas eran dos cosas que los científicos estaban seguros que experimentarían durante la misión.

También es importante mencionar que buscaban hembras por su tamaño (más reducido) y porque creían que eran más dóciles. Fue así como llevaron a un montón de perritas a unas instalaciones para hacerles varios estudios físicos, incluso para determinar qué tan obedientes eran y qué tan “calmadas” podían mantenerse. Lss que cumplieran con estas dos características, avanzaban en las fases.

Un dibujo para un periódico italiano de la misión Sputnik II
Un dibujo para un periódico italiano de la misión Sputnik II / Imagen: Getty Images

Ya una vez que tenían a los doggos, comenzaba un entrenamiento “especial” que lejos de apoyar al animal para que sobreviviera en condiciones complejas como una cápsula en el espacio, servía más para reconocer las reacciones del perrito, por ejemplo, a ruidos fuertes o cambios drásticos en la presión atmosférica.

Parte del entrenamiento, en una de las partes más crueles, consistió en meterlas en cápsulas presurizadas que con el paso del tiempo se iban haciendo más y más pequeñas. ¿Para qué? Para que se adaptaran a un espacio extremadamnete reducido por un largo periodo de tiempo.

La triste historia de Laika, la perrita enviada al espacio por la URSS (a sabiendas que no regresaría)
Laika / Foto: Getty Images

Kudryavka o Laika

Fue así como a la fase final del entrenamiento llegaron dos perritas llamadas Albina y Kudryavka. De acuerdo con algunos medios, esta última ladró en la radio pública en Rusia al momento en el que presentaron la misión. Y por ese motivo recibió el nombre de Laika, que en ruso significa algo como “que ladra”. Ella, de tres años, fue la elegida.

¿Qué pasó con el resto de los lomitos? Al paracer, algunos fueron adoptados por los involucrados en la misión, lo cual suena maravilloso hasta que recordamos la razón por la cual, en primera instancia, los llevaron a ese lugar y el proceso que tuvieron que atravesar… ya ni decirles de la experiencia misma de la misión que vivió Laika.

Un retrato de Laika en 1957
Un retrato de Laika en 1957 / Foto: Getty Images

También puedes leer: ¿Cómo sería viajar al planeta de la eterna oscuridad? Llévate una lamparita

La terrible muerte de Laika

El 3 de noviembre, metieron a Laika en el Sputnik 2 donde, en teoría, sobreviviría entre siete y 10 días en el espacio junto a una máquina que le diera oxigeno, agua y comida gelatinosa. Sin embargo, los científicos ya sabían que la perrita moriría por falta de oxigeno.

Pero al momento del lanzamiento, mientras monitoreaban los signos vitales de Laika, se dieron cuenta que la perrita estaba asustada, por lo que sus latidos aumentaron de manera considerable, lo mismo con su respiración. De acuerdo con la Smithsonian Magazine, el National Air and Space Museum tiene el registro en audio de la respiración de Laika, así como sus latidos.

Laika llegó con vida a las primeras órbitas de la Tierra, pero murió cuando la temperatura subió de golpe. Durante muchos años, sino es que décadas, la versión oficial dictó que Laika había perdido la vida nueves días después del lanzamiento.

Actualmente, la verdadera historia de Laika se ha contado, y sabemos qué sucedió al momento de su muerte. Es por eso que se ha convertido, también, en una figura importante de la cultura pop europea, protagonizando incluso algunos realtos infantiles que hablan de su valentía y lo que hizo por los humanos en sus investigaciones en el espacio.

Sopitas

X