Uncategorized

Misoprostol para acelerar partos se vende sin receta. Alertan ONGs.

Expresaron que ese producto se vende sin receta médica, pero su uso no autorizado puede incluso provocar muerte materna y fetal.

Organizaciones civiles de México, Ecuador, Uruguay, Chile y Estados Unidos pidieron a las autoridades de salud evitar que se siga utilizando el medicamento misoprostol para acelerar el parto o para inducir el aborto en etapas tempranas del embarazo, porque causa daños severos a las mujeres y los bebés. Expresaron que ese producto se vende sin receta médica, pero su uso no autorizado puede incluso provocar muerte materna y fetal, por lo cual solicitaron la intervención de la áreas de salud de dichos países. En un comunicado, el Instituto de Formación en Valores de México y organizaciones de los países señalados denunciaron que ese fármaco lo usan las clínicas de aborto, y en algunos países es utilizado para acelerar las contracciones en los partos. Sin embargo, alertaron que su administración durante el embarazo puede provocar altos niveles de toxicidad al bebé en el vientre materno, que pueden derivar en malformaciones graves, a enfermedades congénitas. La especialista en ciencias biomédicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alejandra Huerta, precisó que el misoprostol ha sido aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos sólo para la prevención y tratamiento de las úlceras gástricas. No obstante, reportes de América Latina indican un incremento en el uso del misoprostol para inducir abortos al inicio del embarazo y, debido a su bajo costo, algunas clínicas lo utilizan para acelerar partos. Indicó que entre 10 y 35 por ciento de los casos de aborto con misoprostol no se completa, lo que puede provocar hemorragias abundantes, por lo que es necesario sacar los remanentes de tejido fetal en el útero con el método de aspiración, lo que lleva a serias complicaciones en las mujeres. La organización mexicana, así como la Fundación Familia y Futuro de Ecuador; la Asociación protege la Vida de Uruguay; la Red por la Vida y la Familia y la Organización no Gubernamental Investigación, Formación y Estudios de la Mujer (ISFEM) de Chile y Personhood de Estados Unidos, recordaron algunos casos de daños por esa causa. En Chile, en contra de su voluntad se le suministró a una paciente dicho medicamento para inducir el parto, lo que le generó intensas hemorragias, dolor de cabeza e incluso perforación del útero. Otro caso sucedió en Inglaterra, donde el uso de este fármaco causó la muerte de una bebé a los tres días de nacida.   Con información de: MVS
]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X