DESTACADOS

MRS Moctezuma, al acecho de la flora y fauna de Valle Umbroso #VIDEO

Texto: María Ruiz

Fotografías y video: Carlos Vega

Ejidatarios pertenecientes a las comunidades de Estación Pinto y La Jacoba de Valle Umbroso, actualmente enfrentan una lucha contra MRS Moctezuma, una empresa mexicana dedicada a las energías renovables, que busca arrendar más de 500 hectáreas para la instalación de paneles solares, lo cual acabaría con la flora y fauna de la zona.

Valle Umbroso se ubica entre los límites del municipio de Mexquitic de Carmona y la capital potosina, una localidad que tiene un aproximado de 365 habitantes.

Parte de las acciones que implementaría esta empresa en el territorio comprenderían el retiro del follaje y plantas endémicas, además del empleo de tecnologías para blanquear las nubes para que la luz solar permanezca en la zona, y de esta forma producir más electricidad mediante los paneles solares.

Una situación de riesgo, pues aseguran los ejidatarios y pobladores de Estación Pinto y  La Jacoba que esto tendrá una grave repercusión en sus principales fuentes de trabajo, como la producción agrícola y ganadera.

“Ya no podríamos sembrar y nuestro ganado morirá de hambre. Es tierra que se volverá infértil y que jamás volverá a dar cosecha, todo esto desaparecerá”, explicó el ejidatario Carmelo Muñoz Cerda, quien añadió que la empresa también contempla instalar aerogeneradores con el pretexto de producir energía limpia a nivel industrial.

MRS Moctezuma nunca les ha explicado los estragos que esto causaría y mucho menos ha mencionado el impacto medioambiental que sufrirá Valle Umbroso y sus tierras, las cuales actualmente siguen produciendo, pues el uso de estas “energías renovables” implicaría transformar recursos, generar emisiones contaminantes y también el uso de otras energías no tan limpias.

Un problema que buscan solucionar, pues señalan que esta empresa lleva un año ejerciendo presión para instalarse, cuando hizo llegar unos documentos al comisariado ejidal de dichas comunidades para anunciar su llegada a esta zona.

“Que lleguen resultaría en la devastación de árboles, magueyes, matorrales entre otras especies endémicas de esta zona muchas de las cuales están protegidas. También sabemos que el aprovechamiento de las tierras decrecería”, detalló Carmelo.

El pasado 6 de mayo de este año se llevó a cabo una primera asamblea ejidal en la que miembros de estas dos comunidades hicieron saber su oposición y negativa a la  instalación de esta empresa sobre sus tierras de uso común, ya que planea celebrar un contrato con algunos ejidatarios, con el cual pondría en riesgo su patrimonio, salud y seguridad.

“Hicimos saber también que se trata de tierras parceladas y de ganadería, los derechos que como propietarios tenemos sobre las superficies y que el arrendamiento que esta empresa pretende celebrar es a través de un contrato opaco e irregular. Pues de ninguna manera prioriza nuestros derechos y es una burla el pago que pretenden otorgar”, apuntó.

La empresa busca firmar un contrato de arrendamiento con 156 ejidatarios, mediante el cual se les repartirían 40 mil pesos anuales a cada uno (3 mil 300 pesos al mes) durante un lapso de 30 años, una situación que perciben como irregular al observar que los contratos exponen una cantidad innegociable por la renta de sus terrenos, además de no especificar las repercusiones que esto tendría en las actividades que desarrollan.

Muñoz Cerda comentó que este territorio comprende un total de 700 cabezas de ganado menor, mil 500 de ganado mayor y un total de 300 caballos, y con esta transición energética, se afectaría el ingreso primordial de decenas de familias.

Actualmente se encuentran realizando un censo con el apoyo de la Unidad Ganadera Regional para saber el número exacto de familias que dependen de esta producción.

“Hasta el momento hemos ido a la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos del Estado (Sedarh), a la presidencia municipal de Mexquitic de Carmona a su Unidad de Gestión Agraria y nos hemos comunicado con el programa Sembrando Vida para hacerles de su conocimiento lo que está pasando”, compartió.

Aunado a esto, planean realizar una denuncia ante el Tribunal Unitario Agrario, pues a pesar de que ya le hicieron saber a las autoridades lo que está sucediendo, estas no se han manifestado al respecto.

“El plan de la empresa es posicionarse en este territorio a lo largo de tres años, porque actualmente no cuentan con los permisos necesarios. Para ello necesitan que se realice una asamblea ejidal que les permita realizar este proyecto, y luego pasar una serie de trámites para su instalación”.

No obstante, Muñoz Cerda puntualizó que esta empresa se ha valido de la manipulación de la información para hacer una labor de convencimiento truculenta en la cual se aprovecha de las necesidades de los habitantes de ambas comunidades.

“Mienten y se aprovechan de que somos gente necesitada. No explican sus verdaderas intenciones y están convenciendo a la gente, no les dicen que el pago de renta por sus tierras es muy mínimo y que posiblemente su producción agraria se vea perjudicada”, subrayó.

Hechos que han sido avalados por el comisariado ejidal, a quien señalan de estar del lado de la empresa MRS MOCTEZUMA para realizar sin consentimiento de los ejidatarios la aprobación de este proyecto.

“Es una situación que nos está perjudicando, el comisariado no nos ha querido recibir ningún escrito aunque está obligado a recibirlos. Pero hasta el momento los ha rechazado y por ello nos acercamos a otras autoridades y procederemos por medio de una demanda”.

Fuerza y convicción ejidal vs. Proyecto “infame”

Luego de este clima de indefensión, ejidatarios y pobladores de Valle Umbroso, realizaron el pasado 8 de junio de este año una junta comunal ejidal para plantear acciones legales encaminadas a la defensa de sus tierras, ante la amenaza de la llegada de esta empresa de energías renovables.

Muchos de ellos manifestaron la preocupación que significa perder su patrimonio por la presión e insistencia de esta empresa de energías eólica, solar y almacenamiento masivo, que desea arribar a un territorio natural sin los permisos necesarios para llevar a cabo sus trabajos.

Quejas y denuncias públicas que llegaron hasta la secretaria de Energía, Rocío Nahle García, quien aceptó y respaldó el posicionamiento de los ejidatarios al referir que hasta el momento no existe ninguna solicitud de Evaluación de Impacto Social por parte de MRS-Moctezuma para llevar a cabo este proyecto, como tampoco permisos para la generación de electricidad en Valle Umbroso.

Estas evaluaciones de impacto social, están destinadas a aquellas empresas, sus contratistas o bien asignatarios para obtener permisos o autorizaciones para desarrollar proyectos del sector energético.

“Existen muchas desventajas de que esta empresa llegue y se posicione en esta zona. Pero la principal es que su trabajo siempre estará destinado para beneficiar a los grandes magnates de la industria, a costa de lo poco que tenemos la gente de trabajo y de campo”, mencionaron algunos ejidatarios.

Caso Iberdrola, la máscara de las energías renovables

Esta situación la conoce a la perfección Manuel Martínez Morales, líder ejidal de Villa de Arriaga y quien durante años luchó contra la llegada de Iberdrola, una empresa de origen español que se dedica a la creación de centrales de ciclo combinado y cogeneración a través del uso de gas natural y vapor de agua en parques eólicos y paneles solares.

Esta empresa logró ubicarse en un total de 750 hectáreas de algunos ejidos de Villa de Arriaga, en donde dispuso 672 paneles solares para producir energía. Este territorio ahora es conocido como la primera planta fotovoltaica Santiago, misma que apoya al sector privado de electricidad en más de 17 plantas operativas.

Martínez Morales señaló que la llegada de Iberdrola fue a costo de la imposición y la mentira hacia cientos de ejidatarios, como hoy se busca hacer con los pobladores de Valle Umbroso, fueron manipulados para ceder sus tierras en un arrendamiento que nunca les benefició.

“Este tipo de empresas solo ven por sus propios intereses, siempre a costa de los que menos tienen. A nosotros nos necesitan nada más cuando requieren de nuestras tierras y nada más”.

Entre las repercusiones que dejó la llegada de Iberdrola, Martínez Morales recordó que fue afectada la biodiversidad del territorio de Villa de Arriaga, ya que muchas de las especies de fauna endémica como lo son los conejos, tlacuaches y tejones, migraron a otras partes provocando así una crisis ambiental. Aunado a esto, la tierra se volvió infértil debido a que el suelo fue modificado con grava y otros materiales de construcción de tipo industrial.

Nada de lo que prometió Iberdrola se cumplió, incluso con los pagos de arrendamiento, ya que la gente no pudo acceder a ellos al argumentar que los pobladores no eran capaces de manejar ese dinero, monto del que hasta ahora no se sabe qué pasó. La gente dejó de cosechar y tener ganado, y ahora trabajan para esta empresa, con sueldos raquíticos y sin nada de su patrimonio”.

Iberdrola también ha sido denunciada públicamente por modificar el ciclo del agua en Villa de Arriaga, generando impactos ambientales por el supuesto uso de avionetas antilluvia, que a través de ciertos químicos redirigen las nubes y sus precipitaciones hacia otros territorios para así evitar que llueva en la zona donde están ubicados sus paneles solares.

“Son uno de los cuantos problemas que ha dejado Iberdrola en Villa de Arriaga, yo brindo mi testimonio para que no se dejen convencer por estas empresas capitalistas que lo único que quieren es explotar nuestras tierras, no solo por unos cuantos pesos, si no a costa de el patrimonio y vida de decenas de pobladores”, dijo Martínez Morales.

Valle Umbroso es vida y resistencia

Para Eusebia Monsiváis Guel, vivir en Valle Umbroso es recordar que esta localidad es de los campesinos que durante más de 100 años han surcado la tierra con trabajo honesto,  a pesar de la desigualdad y las condiciones sociales que han vulnerado su calidad de vida durante mucho tiempo.

Aquí no existen pobres ni ricos ni la gente letrada –como ella dice–, existe la gente del trabajo de campo, de las manos agrietadas y de la piel quemada, que no quiere ver desaparecer los años de trabajo de decenas de familias que subsisten gracias a su labor en la siembra y el ganado.”La posible llegada de la empresa MRS Moctezuma, es un engaño hacia los más necesitados, para arrebatarnos lo poco que tenemos y así sacar provecho a nuestras tierras. Creen que nos pueden ‘picar los ojos’ porque son personas letradas, con dinero y poder. Ellos vienen a destruir dándonos un dinero que nos va engañar solo por un tiempo, ¿y luego? Nos fregamos. El ejido es vida y es resistencia”, apuntó.

Un sentir que compartió Luis Vanegas Monsiváis, quien durante 70 años ha trabajado en el sector agrario y ganadero de Valle Umbroso, un oficio heredado por sus padres.

“Aquí es nuestro hogar. Aquí hemos vivido toda la vida y la tierra también la trabajaron mis santos padres. No queremos que llegue MRS Moctezuma. No queremos que vengan con su dinero ni sus paneles ni su energía. Solo quieren molestar para sacar provecho, que se vayan y se retiren, no los queremos aquí”, señaló.

En Valle Umbroso se encuentran dos de los acantilados más distintivos de esta área, el cerro y el cerrito de “La Ceja”  los cuales resguardan a más de un centenar de especies de fauna endémica entre los que se encuentran zorrillos, mapaches, gatos montés, coyotes y la muy poco conocida onza.

De flora se puede distinguir la presencia de lechugilla, maguey, huizache y hasta izote, biodiversidad que desean proteger los ejidatarios y pobladores de Valle Umbroso, porque saben que esta tierra es fértil y que durante años les ha dado la oportunidad de salir adelante.

“Defenderemos Valle Umbroso y nuestro campo. Hemos trabajado mucho para sacar adelante los ejidos y comunidades que lo componen, desde la elaboración de bordos y hasta lagunas para la captación de agua como los son la Del Puente y la Del Charquito. No permitiremos que MRS Moctezuma convenza a los más necesitados, de llegar a ser así, esto se acabaría. No queremos energías aquí, pues acabarán con todo incluso la biodiversidad de este territorio “, sentenció Ramiro Muñoz Cerda, ejidatario.

X