Uncategorized

Poder de el Chapo ya toca a las FARC

Los tentáculos del cártel de Sinaloa de Joaquín El Chapo Guzmán se van extendiendo hacia el sur del continente por el vacío que van dejando las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se encuentran en conversaciones de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos. La llegada de los narcotraficantes mexicanos a esa región pone en riesgo la seguridad del continente entero, pues su poder se incrementa con las alianzas que están cerrando los grupos criminales locales a cambio de armas o dinero. De acuerdo con Inter American Dialogue, el grupo criminal mexicano ya está operando en ese país sudamericano. Para expertos de Estados Unidos, el problema es alarmante y los gobiernos, incluido ese país, tendrán que sumar fuerzas para afrontar el problema de modo continental. Douglas Fraser, general retirado y ex jefe del Comando Sur de Estados Unidos, dijo que los cárteles mexicanos de la droga, como el de Sinaloa, han desarrollado vínculos con redes criminales colombianas, como las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), por varios años. Consideró que los acuerdos se mantendrán incluso si el gobierno de Santos logra la paz con las FARC. “El gobierno colombiano ha demostrado capacidad de afrontar eficazmente las redes criminales y sus esfuerzos continuarán. Por ejemplo, en los últimos cinco años han reducido la producción de cocaína en más de 50% y encarcelado o extraditado a cientos de criminales, pero esa lucha no es sólo de Colombia. “Redes criminales operan en toda América, incluido Estados Unidos, por lo que la lucha hemisférica contra ellos debe mejorar; el reto contra las redes criminales transnacionales es un problema interamericano y cada vez más un problema global.” John Arquilla, de Rand Corporation, dijo que los gobiernos de todo el hemisferio deben mejorar la comprensión colectiva de esas redes delictivas, desarrollar y mejorar el intercambio de información y mejorar la coordinación de inteligencia entre ellos. “Los gobiernos por sí solos no van a resolver este problema. Todos nosotros, los ciudadanos, debemos trabajar dentro de sus sociedades para reducir drásticamente la demanda de bienes ilícitos. Tenemos que ser parte de la solución”, aseveró. Jack Devine y Amanda Mattingly, presidente y directora, respectivamente, de Grupo Arkin para América Latina, dijeron que si es verdad que el cártel de Sinaloa está comprando activos en el manejo de drogas en Colombia, es muy preocupante . “Éste es otro ejemplo de cómo los cárteles de la droga son organizaciones delictivas transnacionales que no respetan fronteras… El presidente Enrique Peña Nieto no tendrá tregua en materia de seguridad, como él pudo haberlo esperado. “La posibilidad de que los grupos de autodefensa (en México) puedan ser cooptados por los cárteles o se inflitren en las fuerzas del orden amenaza con una guerra… “Es claro que el gobierno de EU debe permanecer apoyando a México y a Colombia. Los estadunidenses deben hacer más… pero hay que seguir trabajando con nuestros socios en el hemisferio para disminuir la oferta (de drogas) a través de la formación policial, equipo, inteligencia compartida y asistencia para el desarrollo”, aseveraron. Para Oliver Wack, analista colombiano de control de riesgos, la creciente participación de los cárteles mexicanos acelera el problema. “En el lado de la guerrilla se observa una creciente fragmentación del grupo y el surgimiento gradual de estructuras locales operando de manera independiente del comando central. En caso de una desmovilización de las FARC tras un acuerdo de paz se impulsarían los mandos medios que se niegan a desmovilizarse. Se rearmarían para mantener el control de los negocios ilegales.” Con el tiempo, detalló, esos grupos sucesores de las FARC son susceptibles de ser absorbidos por grandes organizaciones criminales, como las Bacrim (bandas criminales, herederas de paramilitares y dedicadas al narco). Explicó que desde 2008 el país ha visto una reducción en el número de las Bacrim de 21 a 10, pero que dos (Rastrojos y Urabeños) se están convirtiendo en los principales actores. “La estrategia de los cárteles mexicanos de incrementar su presencia en Colombia probablemente termine incorporando a estos dos grupos, dando lugar a un recrudecimiento de la violencia, pues trabajarán con los mexicanos, alentados por la afluencia de dinero en efectivo (y quizás armas), intensificando así la lucha por los territorios y las rutas.” De la década de 1960  Expertos ubican a cárteles mexicanos desde los 60: Para María Vélez de Berliner, de América Intelligence Corporation, estos cárteles están en la economía de la droga colombiana desde el boom de la mariguana o bonanza marimbera, desde la década de los años 60. Han sido copartícipes de la violencia y la inseguridad vivida ahí desde que surgió el cártel de Medellín. “Los grupos criminales de las FARC y otros se han infiltrado en las instituciones gubernamentales, a su aparato de inteligencia, a las fuerzas armadas y a la policía a través de la corrupción y la colusión. “El crimen transnacional es ahora una característica económica, política, social y cultural de Colombia”, precisó María Vélez.

Con información de: http://www.vanguardia.com.mx/poderdeelchapoyatocaalasfarc-1514769.html
]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X