PLANETA

Reina Isabel II y sus corgis; conoce su ‘historia de amor’ más grande

La reina Isabel II, la monarca con el reinado más largo del Reino Unido y un símbolo de estabilidad durante gran parte de un siglo turbulento, murió este jueves a los 96 años de edad.

Isabel cumplió 70 años en el trono este año, y ha sido la monarca más antigua y con el reinado más largo en la historia británica. En septiembre de 2015 superó a su tatarabuela la reina Victoria, quien reinó durante 63 años y siete meses.

Elizabeth a menudo daba la impresión de ser una persona seria y muchos recuerdan sus gestos de seriedad, pero quienes la conocieron la describieron con un sentido del humor diverto y talento para la mímica en compañía privada. Incluso, más recientemente en su jubileo de platino, protagonizó un comercial junto al oso Paddington, un personaje animado.

La monarca también amaba a los animales y tuvo muchos, muchísimos corgis a lo largo de sus años de vida. Hoy te contamos su “historia de amor” con estos perritos.

Los corgis de la reina Isabel II

Es bien sabido que a Isabel le encantaban los corgis: según los informes, la princesa Diana dijo que sus perritos eran la “alfombra móvil” de la reina porque la acompañaban a todas partes.

Fue dueña de más de 30 corgis a lo largo de los años. También tenía dos “dorgis”, cruces de dachshund y corgi, llamados Candy y Vulcan. Este último fallecio en diciembre de 2020.

Elizabeth fue fotografiada abrazando a uno de los perros ya en 1936 a los 10 años, y le regalaron un corgi llamado Susan (1944-1959, esta ‘lomita’ vivió 15 años) para su cumpleaños número 18. Muchos de sus perros eran descendientes de Susan, de acuerdo con la BBC.

La raza fue presentada a la familia real por su padre, el rey Jorge VI, en 1933, cuando compró un corgi macho llamado Dookie en una perrera local.

Como reina, técnicamente también era propietaria de los miles de cisnes mudos en aguas abiertas británicas y tenía derecho a reclamar todos los esturiones, marsopas, ballenas y delfines, según un estatuto de 1324.

Para la celebración del Jubileo de Platino de Isabel II, fue presentado el proyecto “Trooping the Corgis”, que constó de maniquíes de estos perritos decorados a mano por artistas, niños y niñas.

Antes de morir, la reina Isabel II tenía bajo su cuidado solamente tres lomitos: dos corgis, Muick y Sandy, y su dorgie llamada Candy, según la BBC.

El medio también explicó que la casa real ya había dejado de reproducir a los corgis hace tiempo: “Se dice que la reina no está dispuesta a dejar perros jóvenes atrás cuando muera”, apuntó.

Los corgis se convirtieron en todo un símbolo e incluso hay peluches, pines, bordados y otros adornos de estos ‘lomitos’ en la tienda de regalos del palacio de Buckingham.

Los corgis fueron el primer y el último amor de la reina, contó la biógrafa real, Ingrid Seward, a Newsweek.

El rey Carlos, quien ha heredado el trono, bromeó alguna vez sobre preferir a los labradores antes que a los corgis. El ahora rey tiene desde hace tiempo un jack russell terrier, nombre de una raza canina británica; mientras que el duque de Cambridge, William, tiene un cocker spaniel.

Las mascotas de la familia real británica

La familia real de Reino Unido ha tenido diversas mascotas, sobre todo perritos, a lo largo de su historia.

La mascota favorita de la reina Victoria, en 1866, era un collie llamado Sharp. Y cuando se casó con el príncipe Albert, al palacio llegó Eos, un galgo.

En la época, la reina Victoria popularizó a los perros tejoneros, (dachshound) en el reino. Además, a lo largo de su vida, tuvo alrededor de 38 perritos pugs.

En 1890, la reina Alexandra amaba a los borzois, y tenía uno llamado Alex.

El rey Eduardo VII (1901 a 1910) tuvo un terrier que lo acompañaba a todos lados, llamado Caesar. Incluso, este ‘lomito’ caminó detrás del ataud en la guardia de honor cuando el rey falleció.

Y el rey Jorge V fue dueño de cinco perros en su vida; el último era un collie.

El Financiero

X