MÉXICO

Secuestradores inyectan a jovencitas para drogarlas: la sumisión química es el nuevo método usado

A lo largo de la semana pasada, diferentes medios de comunicación y usuarios de plataforma de redes sociales, han difundido un video en el que se puede ver como un par de hombres tratan de narcotizar a una menor de edad. En las imágenes se aprecia cómo la joven se encuentra subiendo las escaleras que llevan a la entrada del gimnasio ubicado en la colonia Arcos de Guadalupe de Zapopan, Jalisco, mientras que detrás de ella, uno de ellos trata de inyectar una sustancia química.

Al no lograrlo, ambos hombres huyen del lugar, mientras la chica logra entrar al establecimiento. De acuerdo con Ricardo Sánchez Beruben, coordinador general estratégico de seguridad, sobre este ya se abrió una carpeta de investigación.

Además, señaló que las autoridades estatales realizan investigaciones sobre dos hechos similares. En uno de ellos hombres intentaron narcotizar a dos jóvenes estudiantes de la Universidad de Guadalajara, mientras en otro caso un policía del estado perdió la vida, luego de haber sido intoxicado por alguna sustancia. 

Delincuentes podría estar usando benzodiazepina en este u otros casos de secuestro

De acuerdo con algunos expertos, debido a los efectos que se han logrado recabar en distintos casos registrados en diferentes partes del país, las víctimas pudieron ser inyectadas con benzodiazepina, una potente sustancia psicotrópica con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes.

Este medicamento se utiliza para la terapia de la ansiedad, insomnio y otros estados afectivos, así como las epilepsias, abstinencia alcohólica y espasmos musculares, aunque también se usa en ciertos procedimientos invasivos como la endoscopia o dentales cuando el paciente presenta ansiedad o para inducir sedación y anestesia.

Este también se usa en personas que abusan de drogas estimulantes, esto en busca de calmar su estado anímico. Las benzodiazepinas para tratar los estados de pánico causados en las intoxicaciones por alucinógenos.

Las benzodiazepinas también se usan ampliamente entre usuarios de las anfetaminas y aquellos que abusan de esta combinación tienen niveles más elevados de trastornos mentales, deterioro social y salud generalmente pobre.

Las benzodiazepinas también se usan ampliamente entre usuarios de las anfetaminas. Foto: Especial.

Varios casos similares alrededor de México

El pasado mes de abril, por medio de las redes sociales, una mujer comentó que una amiga que viajaba en un microbús en el  Periférico Sur de la Ciudad de México, fue inyectada con benzodiazepina, sustancia que pudieron corroborar gracias a unos análisis de laboratorio.

La joven narró que esto sucedió cuando un hombre se le acercó a ella insistentemente: «Ella se alejó. Él se acercó nuevamente, la empujó con fuerza, en ese momento ella sintió un piquete en el glúteo. Ella se puso alerta y le habló a su esposo, que iba en el mismo pesero, sí, sólo que unos pasos atrás de ella.”

Momentos después, ya en el hospital la mujer se encontraba drogada y su amiga le hablaba cada 15 minutos para asegurarse que no se durmiera ni que su frecuencia cardiaca fuera menor a 50, tanto ella como toda su familia cuidaron de la mujer.

«¿Qué es lo que lleva a alguien a drogar a una mujer en el transporte público? ¿Cómo se hará cargo de esa persona semiconsciente? ¿Tenía cómplices para bajarla del pesero y fingir que la ayudaban?» cuestionó la internauta quien agregó que para su estado, se necesitaban al menos dos personas y un auto cerca.

Imagen del tuit. Foto: Twitter @camelar_clamare.

Por otro lado, en julio pasado, a través de TikTok, una joven llamada Mizling Bermudez narró la experiencia que vivió en el centro de Puebla, cuando unas personas le rociaron un spray mientras caminaba sola.

La chica destacó que no iba vestida de forma llamativa, con pantalón y chamarra negra: «Para que no se me mire nada, porque ya sé cómo está el país, para que no digan que es cómo las mujeres se visten».

La joven de origen nicaragüense relató que iba caminando cuando una mujer obesa se colocó de espaldas frente a ella para obstruir el paso, incluso intentó rebasar pero no tuvo éxito.

Fue en ese momento cuando se alertó y sacó su gas pimienta, posteriormente, notó que un hombre caminaba detrás de ella y segundos después, la mujer sacó una botella para rociar un spray hacia atrás.

«Cuando yo vi eso, yo me quise hacer de lado para que el aire pasara, pero yo sentí el olor» en consecuencia, Mizling dijo sentirse mareada y que se iba a desvanecer en cualquier momento.

La joven aguantó la respiración, se metió a una tienda en donde compró un refresco y esperó durante 10 minutos a que pasara el efecto y que las personas sospechosas se fueran del lugar.

Finalmente, en los últimos días, una historia alarmante se difunde por medio WhatsApp un audio en el que una mujer denuncia que, el pasado 21 de octubre supuestamente drogaron y desaparecieron a su hija, y fue enterrada en un baño utilizado como bodega en un restaurante de Santa Fe, Ciudad de México. Sobre este audio, hasta el momento se desconoce si el hecho es real.

El Heraldo de México

X