Uncategorized

Un debut brillante en Nueva York

En busca de otros caminos En 2003 concursó en el Angélica Morales, aún estaba estudiando ingeniería y obtuvo el quinto lugar. Aquella experiencia fue un golpe de realidad, estaba consciente de que su nivel en el piano no era el óptimo puesto que no le dedicaba el 100% de su tiempo, pero fue considerado entre los cinco primeros. Pensó entonces que en México sí podía competir, pero no sería suficiente, no había más que irse del país si quería llegar a un nivel superior. “Yo no sabía qué se necesitaba manager, cómo salir del país, cómo competir en otros espacios. Todo lo tuve que ir aprendiendo sobre la marcha”, cuenta. En 2006 uno de los propósitos era convertirse en un concertista que trabajara en México, hasta ahora ha tratado de cumplirlo aún con los compromisos que tiene fuera del país. Por ahora, asegura, después del éxito en el Carnegie Hall sólo puede seguir preparándose como músico e instrumentista, porque en la medida de su progreso se irán dando las oportunidades profesionales. Vázquez fue acreedor al Premio Nacional de la Juventud en 2006 y ese mismo año también obtuvo la Beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha debutado con la Youth Orchestra of San Antonio, en Sudamérica con la Sinfónica Nacional de Perú y en Europa con la Orquesta ‘Mihail Jorá’ de Bacau (Rumania), además de presentarse en el Teatro Municipal de Viña del Mar en Chile, el Auditorio Nacional Juan Victoria en Argentina y el Conservatorio de Puerto Rico. Ahora tiene otro objetivo, convertirse en director de orquesta con especialidad en ópera, un género que conoce bien pues ha trabajado como couch y acompañante de muchos cantantes de proyección internacional Michelle DeYoung y los mexicanos Javier Camarena, David Lomelí y Eugenia Garza. Además, asegura, se trata de una profesión que considera debefortalcerse en México pues hay muy pocos. “Algunos de los grandes directores de orquesta que admiro mucho como Karajan fueron pianistas. Ahora creo que para mí es un proceso natural. Ya he dirigido antes, por ejemplo, cuando hice la orquesta en Monterrey, además también he dirigido desde el piano. Seguiré preparándome en ambas cosas y espero que pueda dirigir ópera en México, aportar algo bueno porque en nuestro país hay muy pocos directores dedicados a la ópera”, dice. Vázquez es un neolonense orgulloso, consciente de las muchas oportunidades que hay en el país, pero también de sus muchas limitaciones. Aquí, dice, impera el fenómeno del cangrejo. “Es como si fuera parte de nuestra idiosincrasia”. Sin embargo, la apuesta seguirá siendo México.]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X