DESTACADOS

Ante ausencia de testigos de Alejandro N., juicio se reanudará en 9 días

Abelardo Medellín

No se presentaron cinco de los seis testigos que estaban llamados a declarar por la defensa de Alejandro N., extrabajador del DIF estatal acusado de violación agravada en contra de un menor de edad, mismo que celebró su décimo sexta jornada de juicio oral la mañana de este miércoles 28 de septiembre.

Al iniciar la audiencia, tanto los abogados de la defensa como los trabajadores de la Sala de juicio oral advirtieron que solo había llegado uno de los seis testigos llamados a declarar.

Luego de interrogar y contra interrogar a la testigo que asistió, la defensa de Alejandro N. tomó la determinación de desistirse de los cinco testigos que no asistieron.

Después, la defensa aseguró que aún tenían otros dos testigos por interrogar, por lo que se determinó que la siguiente jornada de juicio oral se celebrará el próximo viernes 7 de septiembre; dicha fecha fue determinada bajo la justificación de que hasta entonces podrían acudir los testigos.

En la audiencia de hoy se presentó el nuevo representante en suplencia de la víctima, luego de que el anterior fuera despedido por la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (PPNNA) después de la jornada de juicio que se celebró el pasado 19 de septiembre.

La décimo sexta jornada

Durante la jornada de este miércoles la única testigo presentada por la defensa fue una perito fonético forense, quien realizó una confronta de audios, entre una supuesta llamada en la que aparece la voz de Alejandro N. y una muestra de audio tomada por ella misma de la voz del imputado.

De acuerdo con la perito, en julio del año pasado, ella realizó una comparativa entre la voz que aparecía en un audio dubitable (o del cual no se tiene certeza de la fuente) y la muestra de voz indubitable (de la que se tiene certeza de fuente) proveniente de Alejandro N.

Tras un análisis del espectrograma de ambos audios, la perito dijo haber encontrado que la voz que se escuchaba en esa grabación de una llamada y la muestra de voz tomada a Alejandro N., eran las mismas.

Dado que el audio de la llamada compartido con la perito está identificado con las 20:37:41 horas, es de suponer que dicha prueba refiera a que Alejandro N. estaba hablando por teléfono a la hora en la que se ha señalado que cometió el delito de violación.

La perito informó que la voz de Alejandro N. no solo es la que aparece en ambos audios, sino que ninguno de estos audios está editado.

Pese a su dicho, a preguntas de los Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, la perito tuvo que aceptar que no le constaba el origen del audio donde se escucha la voz de Alejandro N. en llamada, además de que se le cuestionó la razón por la que solo se enseñó la muestra hecha a la voz del imputado, pero no el audio de la llamada que se comparó como prueba dubitable.

Al final del interrogatorio y contra interrogatorio, la defensa liberó a la testigo.

Minutos antes de concluir la jornada, la representación de la Fiscalía General del Estado intentó llamar a declarar a un nuevo testigo para refutar el falso testimonio que habría dado uno de los testigos de la defensa, en lo referente a la geolocalización del celular de Alejandro N. la noche en la que supuestamente habría cometido el delito.

Pese a la insistencia de la Fiscalía, el Tribunal de Enjuiciamiento Colegiado resolvió como improcedente la solicitud y afirmó que, aunque aún estaba en tiempo, su solicitud no cumplía con lo que es una prueba de refutación tal como la presentó el Ministerio Público.

X