Uncategorized

Dos caras de Jorge Mario Bergoglia, Papa Francisco: Defensor de los pobres, es también verdugo de minorías

DEFENSOR DE POBRES, VERDUGO DE GAYS En honor a su origen jesuita y a Francisco de Asís, el nuevo Papa eligió su nombre. Al igual que el franciscano, que se caracterizó por ser humilde y austero, quien de ser hijo de un rico comerciante de la ciudad en su juventud pasó a vivir bajo la más estricta pobreza y observancia de los Evangelios, el Pontífice ha mantenido este precepto en su vida. Según expertos, fueron precisamente sus discursos sobre la pobreza los que enfriaron la  relación con los Kirchner, Néstor y Cristina, a quienes acusaba de opulentos, mientras el pueblo vivía en desigualdad. En su momento, el  hoy Sumo Pontífice criticó al ya fallecido Mandatario por “exhibicionismo y anuncios estridentes”, lo que ocasionó la ruptura entre Iglesia y Estado en Argentina. El periodo posterior, fue conocido por la tensa relación que mantenía con Néstor Kirchner, pero que se agudizó con la Mandataria Cristina, debido a su populismo y a su legislación sobre el aborto y el matrimonio homosexual. En 2010, el Papa Francisco libró una “guerra de Dios” contra el gobierno de Argentina y trató por todos los medios de evitar la aprobación de la ley que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo. Bergoglio encabezó manifestaciones, movilizó a los sacerdotes en defensa de la “unidad familiar” y convocó vigilias frente al Parlamento. En medio del debate del proyecto que legaliza la boda entre dos personas del mismo sexo, Bergoglio dio a conocer una carta de repudio dirigida a los cuatro monasterios de Buenos Aires: “No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, dijo. Aunque perdió esta batalla, el 5 de mayo de ese año la Cámara de Diputados de Argentina aprobó el matrimonio homosexual por 125 votos a favor, después se anotó un tanto al conseguir que el gobierno frenara la difusión de una guía médica que repasaba los supuestos de aborto admitidos por la ley argentina: violación y peligro para la vida o la salud de la madre. El ahora Papa dijo sobre el aborto que: “Se percibe una vez más que se avanza deliberadamente en limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer. El aborto nunca es una solución…Al hablar de una madre embarazada hablamos de dos vidas, ambas deben ser preservadas y respetadas pues la vida es de un valor absoluto”. PARTICIPE DE LA DICTADURA El libro El silencio del periodista Horacio Verbitsky narra que “el número 1 de la Iglesia católica en Argentina, el cardenal Jorge Bergoglio, ha sido señalado como colaboracionista de la ‘guerra sucia’ de la dictadura militar (1976-1983) porque presuntamente delató a dos curas subordinados suyos en la Compañía de Jesús de los jesuitas”. De acuerdo con el testimonio de los sobrevivientes de ese periodo, Bergoglio era el provincial de los jesuitas en Argentina y desde ese cargo quitó, en mayo de 1976, la licencia religiosa (igual a expulsión) a los curas Francisco Jalics y Orlando Yorio, dos subordinados suyos en la Compañía de Jesús que habían hecho la llamada “opción por los pobres”. Tras el golpe militar de 1976 el obispo de Morón, Miguel Raspanti, intentó proteger a dichos sacerdotes por temor a fueran secuestrados, pero Bergoglio se opuso, según el relato de la ex profesora de catequesis en colegios de la diócesis de Morón, Marina Rubino, quien en esa época estudiaba teología en el Colegio Máximo de San Miguel, donde residía el ahora Papa. Yorio y Jalics fueron secuestrados el 23 de mayo de 1976 y conducidos a la ESMA, el centro clandestino de detención en el que fueron asesinadas cinco mil personas, donde los interrogó un especialista en asuntos eclesiásticos que conocía la obra teológica de Yorio. Incluso, Bergoglio tuvo que declarar como testigo en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la ESMA. Según los testimonios también se habla de presunto encuentros entre el ahora Papa y el miembro de la Junta Militar Emilio Massera. Los seguidores de Bergoglio salieron en su defensa y argumentaron que él ayudó a muchos a escapar de las fuerzas armadas. Sin embargo, el diario argentino Página 12 publicó “cada vez que su pasado lo alcanza, Bergoglio atribuye la divulgación de sus actos al gobierno nacional”. Aunado a su pasado, el Papa deberá atender una Iglesia Católica en crisis. En su primer discurso el Sumo Pontífice dijo que comienza “un camino” y pidió que rezaran “unos por otros para que haya una gran fraternidad”. “Espero que este camino de la Iglesia que hoy comenzamos sea fructífero para la evangelización”, dijo. http://www.sinembargo.mx/14-03-2013/558583 ]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X