Uncategorized

Resuena la fe en Argentina; arman revuelo en el Cono Sur

Lo marca el kirchnerismo La presidenta Cristina Fernández se apresuró a saludar “a su Santidad Francisco I” en nombre “del gobierno argentino y el pueblo de nuestro país” desde su cuenta de Twitter. Prometió ir al Vaticano. Desde 2003, cuando asumió Néstor Kirchner, Bergoglio no la tuvo fácil. Vivió momentos de tensión con el gobierno por sus homilías contra la pobreza, el rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo, la pelea de la actual presidenta contra el campo por las retenciones a las exportaciones y, sobre todo, la crispación instalada en la sociedad por diferencias políticas. Con la actual presidenta quizá se haya llevado mejor que con su difunto marido. En algo coinciden: en la oposición al aborto. En octubre de 2007, tras la muerte de Néstor Kirchner, el entonces cardenal Bergoglio llamó al pueblo a “unirse en la oración” y señaló que iba a ser “una ingratitud muy grande que ese pueblo, esté de acuerdo o no esté de acuerdo con él, olvidara que este hombre fue ungido por la voluntad popular”. En el momento más difícil de Cristina Fernández, sus palabras tal vez no hayan cobrado el vuelo que merecían: “Las banderías claudican frente a la muerte y dejan su lugar a las manos misericordiosas del Padre”. Le recomendó a la presidenta que fuera fuerte y que buscara “promover la paz y el bienestar del pueblo”. Sobre sus espaldas, la Iglesia católica carga la cruz de sacerdotes que colaboraron con la dictadura militar. Le han achacado a Bergoglio una supuesta complicidad con jerarcas de esos años de plomo, como si los políticos que retornaron con la democracia, en 1983, y la sociedad en general no la hubieran tenido. … y por su otra pasión Esa presunción pudo haber influido en la escasa simpatía que le tributaba Néstor Kirchner al jesuita reservado que, como presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, rehuía a la exposición pública. Sólo pareció cambiar de actitud cuando recibió una camiseta y el carné de socio de San Lorenzo de Almagro, su club de fútbol favorito. En Buenos Aires, hasta su partida a Roma, Francisco vivía en un departamento sencillo en el segundo piso del edificio de la Curia, al lado de la Catedral, frente a la Casa de Gobierno. Hasta él llegaron los gases lacrimógenos en 2001, cuando estalló la crisis que derivó en la renuncia del presidente Fernando de la Rúa. Desde la ventana veía a una mujer que era golpeada por la policía. No vaciló en llamar por teléfono a un funcionario del Ministerio del Interior para pedirle que las fuerzas de seguridad supieran distinguir entre activistas políticos y ahorristas indignados. Esa mujer, ayer, seguramente, también habrá pensado en voz alta: “Dios es argentino”.   Fernández felicita al jerarca La presidenta argentina, Cristina Fernández, saludó la designación de Jorge Bergoglio como el nuevo papa Francisco y le deseó una “fructífera tarea pastoral”, señaló en una carta difundida por el gobierno. “Es nuestro deseo que tenga, al asumir la conducción y guía de la Iglesia, una fructífera tarea pastoral desempeñando tan grandes responsabilidades en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y de la paz de la humanidad”, reza la breve misiva de Kirchner, quien profesa la religión católica pero mantiene una fría relación con el cardenal primado de Argentina. La carta difundida vía la red social Twitter añade: “En mi nombre, en el del gobierno argentino y en representación del pueblo de nuestro país, quiero saludarlo y expresarle mis felicitaciones con ocasión de haber resultado elegido como nuevo Romano Pontífice de la Iglesia universal”. “Le hago llegar a su Santidad, mi consideración y respeto”, concluyó la presidenta argentina en su misiva. La mandataria viajará a Roma para la asunción del papa Francisco, informó  el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. El mayor pico de tensión entre Bergoglio y Kirchner se produjo en julio de 2010, cuando el Congreso argentino aprobó el matrimonio gay, lo que convirtió a Argentina en el primer país latinoamericano en contar con esa legislación. Dos años después, Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, también cuestionó la aprobación de la ley de identidad de género que autoriza a travestis y transexuales a registrar sus datos con el sexo elegido, una iniciativa también impulsada por el gobierno. El catolicismo es el culto mayoritario de Argentina que profesa alrededor de 75% de la población, según la institución religiosa. Por su parte, la cúpula católica en Argentina se sumó al júbilo que marcó ayer a la institución. El Episcopado celebró la designación del cardenal jesuita Jorge Bergoglio y auguró “una Iglesia católica servicial, misionera y cercana a los problemas de los hombres”. “Es un hombre de mucha fe, oración, muy cercano a los hombres y sus problemas. Lo espera una tarea muy grande y estamos seguros de que estará al servicio de una iglesia servicial, misionera y cercana los problemas de los hombres”, declaró monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal de la Iglesia católica argentina y arzobispo de Santa Fe. Encomiendo “tu ministerio a la protección de Nuestra Señora de Luján“ escribió el titular del Episcopado en una misiva enviada al primer Papa latinoamericano.     Obama pide al Papa inspirar al mundo El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa, Michelle, celebraron el nombramiento del papa Francisco, y demostraron su esperanza en que mande un mensaje de amor al mundo católico. “En nombre del pueblo americano, Michelle y yo le ofrecemos nuestros más cálidos deseos a su Santidad el papa Francisco en su ascenso a la Cátedra de San Pedro y según comienza su papado”, expresó el primer mandatario norteamericano. A través de un comunicado por escrito, el gobierno norteamericano mando un mensaje de espiritualidad y buenos deseos. “Como defensor de los pobres y de los más vulnerables entre nosotros, él lleva adelante el mensaje de amor y compasión que ha inspirado al mundo durante más de dos mil años: que veamos los unos en los otros el rostro de Dios”, agregó. Elogió además el origen americano de Jorge Mario Bergoglio. “Como el primer papa de las Américas, su selección también patentiza la solidez y la vitalidad de una región que influye cada vez más en moldear nuestro mundo y, conjuntamente con millones de hispano-americanos, nosotros los residentes de los Estados Unidos compartimos el júbilo de este día tan histórico”, agregó. Además, Obama se mostró complacido en colaborar en este nuevo papado. “Al igual que yo aprecié nuestra labor con el Papa Benedicto XVI, estoy en la mejor disposición de colaborar con Su Santidad para promover la paz, la seguridad y la dignidad de nuestros hermanos seres humanos, independientemente de las creencias de estos”, agregó. Obama celebró con la comunidad católica. “Nos unimos a la gente alrededor del mundo para ofrecer nuestras oraciones por el Santo Padre en el comienzo de su sagrada labor de liderar a la Iglesia católica en nuestro mundo moderno”, concluyó. Además de este pronunciamiento, en su cuenta de Twitter, Barack Obama expresó: “Estoy ansioso por trabajar con Su Santidad para avanzar hacia la paz, la seguridad y dignidad para todos los seres humanos”. En Estados Unidos, cerca de 24 por ciento de la población es católica romana, según la Arquidiócesis de Chicago. Durante los últimos 50 años, este porcentaje se ha mantenido constante, según la publicación de esta comunidad católica. Cerca de la mitad de las personas que fueron católicas se unieron a alguna forma de comunidad protestante, usualmente evangélica. En este país, cerca de diez por ciento de la población cambia de religión en algún momento de sus vidas. Asimismo, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, felicitó al máximo jerarca católico. “Él encabezará y guiará a más de mil 200 millones de católicos en el mundo, y servirá como símbolo de fe y esperanza para todos”, dijo. El segundo a cargo de la política estadunidense se pronunció a nombre de su familia y su esposa. “Para Teresa y para mí, nuestra fe católica es una fuente de fuerza y placidez todos los días, de domingo a domingo, en momentos de alegría o de dificultad, y es una inspiración para los asuntos de justicia social y responsabilidad global”, expresó. Compartió en un pronunciamiento su esperanza con el nombramiento de Francisco. “Teresa y yo oramos por el Santo Papa, en el sentido en que él inicia una nueva era para nuestra Iglesia”, dijo. Kerry agregó: “En este trascendente día, Estados Unidos renueva su compromiso de trabajar de cerca con Su Santidad para avanzar en nuestra mutua creencia de paz y humanidad”, insistió el funcionario. Concluyó con los buenos deseos para el recién nombrado máximo líder del catolicismo. “Ofrecemos al Santo Papa nuestro más cálido deseo de triunfar en lograr la paz, la libertad y la dignidad humana a lo largo del mundo”, subrayó.   “Desde el cielo influyó Chávez” Los venezolanos celebraron la elección del nuevo papa Francisco, que fue felicitado tanto por el presidente encargado del país, Nicolás Maduro, como por el líder opositor Henrique Capriles, quienes destacaron la relevancia de que el pontífice sea sudamericano. Maduro, que competirá con Capriles en las elecciones presidenciales del 14 de abril, atribuyó al fallecido mandatario Hugo Chávez alguna responsabilidad en la elección del argentino Jorge Mario Bergoglio como jefe de la Iglesia católica. “Nosotros sabemos que nuestro comandante ascendió hacia esas alturas y está frente a frente a Cristo, alguna cosa influyó para que se convoque a un Papa sudamericano, alguna mano nueva llegó y Cristo le dijo bueno llegó la hora de América del Sur, así nos parece”, comentó Maduro en un acto oficial. Capriles, por su parte, dijo a través de su cuenta en Twitter@hcapriles: “Papa Latino! Primera vez que dentro continente tiene un Papa, que Dios le dé la sabiduría para conducir la Iglesia,tiempos de cambios!” El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, Diego Padrón, también se pronunció sobre lo que calificó como una “sorpresa” y dijo que los obispos de este país prevén una relación más cercana con el nuevo Papa, con quien comparten el mismo idioma y “las mismas raíces”. América, lugar de origen de al menos tres papables, celebró el nombramiento de Jorge Bergoglio. Brasil se consoló con la decisión, pues un nativo de su país también llegó a ser favorito. En Toledo, el poblado donde creció Odilo Scherer, el “papable” brasileño, pocos dudaban que el próximo Papa sería latinoamericano, pero a muchos sorprendió que fuera argentino y además jesuita. En esta población de poco más de 120 mil habitantes, en el estado de Paraná (sur de Brasil), el humo blanco del Vaticano sumió en el nerviosismo a la familia de Scherer, arzobispo de Sao Paulo y uno de los más fuertes candidatos al trono de Pedro. “¿Tan rápido? Creí que sólo a partir de mañana (hoy) podría haber humo blanco”, dijo Flavio, hermano del responsable de la mayor diócesis de Brasil con 6 millones de fieles. Y la señal de que el cónclave ya había terminado derivó en una sorpresa todavía más grande: la elección del argentino Jorge Mario Bergoglio, de 76 años, como sucesor de Benedicto XVI. “Sorpresivo ¿no? Pero la buena noticia es que es latinoamericano, y que no se impuso el eurocentrismo de la Iglesia”, afirmó apenas repuesto de la sorpresa el profesor Flavio, acompañado de su primo, el sacerdote Inacio Scherer. Apenas si oyeron lo que decía la televisión sobre el nuevo Pontífice. “Odilio Scherer podía ser perfectamente nuestro Papa, por su sensibilidad, pero tenemos un latinoamericano y eso ya es muy importante”, señaló su primo sacerdote, también párroco de Toledo. Cuba se sumó al ambiente de júblio que imperó de este lado del Atlántico por el nombramiento de Francisco. “Me complace, en nombre del gobierno y del pueblo cubano, hacer llegar a Su Santidad mis cordiales felicitaciones y mejores deseos para su pontificado”, expresó Raúl Castro en una nota leída por la noche de ayer en el noticiario de la televisión oficial cubana. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, celebró la elección. Destacó que “por primera vez en la historia tenemos un Papa latinoamericano, un Papa sudamericano, cuya lengua materna es el español”. En Europa, el primer ministro británico David Cameron, el presidente francés Francois Hollande y la canciller alemana Ángela Merkel emitieron también notas de felicitación. El miércoles fue un “día trascendental para mil 200 millones de católicos de todo el mundo”, dijo Cameron en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. Por su parte, Merkel, quien es hija de un pastor luterano, dijo que millones de católicos y no católicos por igual buscarían en el nuevo Papa “la guía no sólo para cuestiones de fe, sino en temas de paz, justicia y protección de la creación”. El secretario general de la ONU Ban Ki-moon dijo estar dispuesto a cooperar con la Santa Sede bajo el “sabio liderazgo” de Francisco, mientras que los líderes de la UE Herman Van Rompuy y José Manuel Barroso le desearon “un largo y bendito pontificado”. http://www.excelsior.com.mx/2013/03/14/888947]]>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X