MÉXICO

Ley General para el Control del Tabaco: ¿En qué lugares estará prohibido fumar a partir del 15 de enero?

Con el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco, firmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el 31 de mayo de 2022 y publicado el 14 de diciembre de 2022 en el Diario Oficial de la Federación (DOF), a partir del 15 de enero quedará prohibido fumar en espacios públicos, abiertos y cerrados.

Se trata de una reforma a la Ley General de Salud que fue ampliamente avalado por el Congreso de la Unión para cumplir con las metas del Milenio pactadas con la Organización Mundial de la Salud de lograr un México libre del humo del tabaco, en cualquier presentación y dispositivo.

¿Dónde se prohíbe fumar? 

  • Espacios públicos abiertos y cerrados 
  • Áreas de tolerancia de fumadores
  • Restaurantes
  • Cantinas
  • Cafeterías
  • Antros (aún cuando haya una pared de por medio)
  • Parques
  • Estadios
  • Auditorios 
  • Centros de entretenimiento
  • Escuelas públicas y privadas
  • Universidades
  • En taxis y autos de aplicación
  • Espacios rentados para fiestas

Reglamento de exhibición de cigarros

La ley también prohíbe exhibir de manera directa o indirecta cualquier cajetilla o producto de tabaco en redes sociales, en tiendas de conveniencia y de abarrotes, en grandes almacenes, inclusive se prohibirá la venta por unidad en puestos ambulantes, en cruceros, ya que, de hacerlo, se considerará un delito.

Ya están guardando todos los productos de tabaco

Erick Antonio Ochoa, director general en Salud Justa Mx, que se dedica a combatir el tabaquismo en México por ser el causante principal de que alrededor de 180 personas mueran a diario, explicó que los murales de cajetillas exhibidas justo detrás de los cajeros de las cadenas y tiendas de conveniencia desaparecerán a partir del domingo; «de hecho, ya están guardando todos los productos de tabaco, incluidos los electrónicos, vapeadores o de quema de tabaco porque será ilegal”. 

“Los que quieran comprar solo accederán, en todo caso, a un listado del producto sin ver las marcas ni nada que identifique la cajetilla porque ya no se va a permitir la exhibición”, detalló en entrevista con MILENIO.

“Antes había la permisibilidad que hubiera áreas reservadas para fumadores, esto ya se elimina con el decreto, antes no había disposiciones sobre los sitios de concurrencia colectiva como estadios, auditorios, centros artísticos, pero ahora las hay. En ningún espacio abierto se podrá otorgar, dar servicio de alimentos y bebidas, a las personas que estén fumando”, aclaró.

Tampoco se podrá fumar en espacios rentados para fiestas. “Aunque sea una reunión privada, sigue siendo un espacio público, la contaminación del cigarro se va a seguir manteniendo en las paredes, en el mobiliario. Ahora, también, se incluyen las universidades, todas las universidades del país, incluyendo las áreas abiertas tienen que ser 100 por ciento libres de humo de tabaco”, aseveró.

Se trata de un decreto con lo que se pretende, además, reducir los altos costos directos e indirectos que genera el tabaquismo, “Superan los 180 mil millones de pesos anuales por atender a pacientes con cáncer, con enfermedades pulmonares y otras patologías relacionadas con la adicción de fumar”.

En México, dijo, se venden más de 40 mil millones de cigarros cada año, “somos el segundo mercado, después de Brasil en cuanto al número de cigarros que se comercializan en la región de América Latina. Estados Unidos, sin duda, tiene prevalencias mayores. Pero pensando en el volumen de producción, haciendo una cuenta rápida, la industria en México gana más de 20 mil millones de pesos, solamente de ganancias, sin considerar impuestos ni otro tipo de gravamen”.

El decreto que hace valer la Ley General para el Control del Tabaco, aprobada en 2008, va también contra las ventas por unidades. Se lee en el artículo 66 del decreto lo siguiente.

“La venta de productos de tabaco a personas menores de edad o cigarrillos sueltos por unidad; el empaquetado y etiquetado de productos de tabaco; la prohibición de toda forma de publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco; el contrabando y comercio ilícito de productos de tabaco, y otras irregularidades que se identifiquen y denuncien ante la autoridad correspondiente”.

Y serán los ciudadanos, organizaciones sociales y civiles, las que serán los ojos de las autoridades ya que podrán denunciar cualquier tipo de irregularidad cometida en espacios públicos y privados. No se establecen las multas. Solo se tipifica el acto como un delito. Además, la Secretaría de Salud fomentará campañas de sensibilización.

«Doce mil millones de pesos al año de evasión fiscal»

Para Luis Felipe González, presidente de la Red México Sin Tabaco, la disposición protege, sobre todo, a los menores, y quienes ya son adictos tienen la opción de fumar solos en su casa o en su auto, con las ventanillas cerradas,

“Son 400 mil puntos de venta, que en promedio venden dos cajetillas de cigarros de manera individual o suelta, lo cual hace que al día se vendan 800 mil cajetillas de cigarros. Si los multiplicas por los 365 días, pues estas hablando de 330 millones de cajetillas que se venden de esta forma anual… Aproximadamente 12 mil millones de pesos al año de evasión fiscal”, añadió González.

Para los especialistas, es necesario aumentar aún más los impuestos a la industria tabacalera.

Por lo demás, la medida, aseguraron, coloca a México a la vanguardia del control de tabaco en el mundo y rompe con las barreras que enfrentaron las reformas del 2008.

Se espera que en cinco años se reduzca el consumo, que supera a los 15 millones de mexicanos adictos, en un 20 por ciento y, por lo tanto, también disminuya la mortalidad que supera los 65 decesos anuales.

Milenio

X