SAN LUIS

Potosina narra duelo que vive el Reino Unido

Los gobernantes de este lado del mundo y hasta los gobiernos locales, deben aprender de la Reina Isabel II, el concepto incondicional de servicio y entender que no pueden realizar solos el trabajo, sino que lo tienen que hacer todos juntos, dijo Julieta Guerrero Cerrillo, potosina radicada en Londres.

Destacó que en todo Inglaterra se respira un ambiente de tristeza, dolor y de duelo por la muerte de quien durante 70 años fue la figura materna del reinado.

Explicó que el trabajo de reinar para ella no fue fácil, porque en el Reino Unido se sabe que ese título no es producto de una frivolidad de representación de belleza o cualesquiera otros criterios superficiales, sino una enorme responsabilidad, un trabajo de una persona rodeada de un ambiente de altísimo nivel cultural, de una representación digna de la moral y las buenas costumbres, y una líder que sabía hacer el trabajo e ir por delante de los demás, como parte de sus responsabilidades y eso lo sabía todo mundo en Inglaterra.

«A ella se le asignó una tarea y de principio a fin la cumplió, con lo mejor que ella pudo dar», dijo la potosina.

Agregó que se trató de un reinado de altísimo nivel cultural, y no de frivolidades y de una mujer guapa o un hombre galán, sino de todo un historial de reyes que han contribuido a la ciencia, a la música, a la educación, a la unidad nacional, a la paz, a la cultura, y también a la formación de valores.

Julieta consideró que un reinado de tradición de siglos no es de apariencias, puesto que, si bien el rey o la reina son figuras, la institución les provee de lo que tienen que hacer y cómo tienen que vestirse, incluso de cómo tienen que hablar.

«Eso es lo que se tiene que aprender porque precisamente por eso es tan doloroso perder una figura así», lamentó.

DÍAS DE LUTO

Julieta Guerrero explica que está previsto que luego de los 10 o 12 días de conmemoraciones previas al funeral, se establezca ese último acto como el que dará un día feriado a la Gran Bretaña, por la muerte de la Reina Isabel II.

Mientras ello ocurre, el gobierno del Reino Unido prevé retrasos en algunos transportes públicos, en todo el proceso donde la gente viaja al Palacio de Buckingham, en Londres.

«Esperamos grandes multitudes, lo que puede representar riesgos para la seguridad pública», precisa en una comunicación oficial la Oficina del Gabinete del Gobierno del Reino Unido, en un boletín inicia la que da cuenta de los arreglos del funeral y la ceremonia.

En el comunicado de prensa extendido por el gobierno de la Gran Bretaña, se establece que el acceso a algunas áreas en el centro de Londres estará restringido, y para ello será necesario cerrar algunas carreteras y pedir el uso de vías alternas para evitar la zona en la que se encuentran en desarrollo esos preparativos.

Pulso

X