SAN LUIS

UASLP adapta su vacuna a la variante Delta

Fue modificado el código genético del biológico que desarrolla desde el año pasado, para que sea capaz de combatir esa cepa del Covid-19.

Investigadores de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) que, desde el año pasado, desarrollan una vacuna contra el Covid-19 efectuaron cambios en el código genético, con el fin de que sea efectiva contra la variante delta, que es la que más está circulando en México, informó Sergio Rosales Mendoza, investigador del Centro de Investigación en Salud y Biomedicina de la UASLP.


“A nivel molecular se tuvo que cambiar el código genético para que el antígeno, que es la proteína, pueda combatir la nueva variante. No sabemos todavía qué eficacia tendrá, pero aspiramos a que sea bastante competitiva”, declaró el investigador.


Actualmente, los investigadores de la UASLP están buscando transferir el prototipo de la vacuna a una farmacéutica mexicana para que en la primera mitad del 2022 se hagan estudios clínicos en personas y se pueda producir masivamente para ser lanzada al mercado a finales del próximo año o principios de 2023.


Las empresas con las que ya se tuvo un acercamiento son Alpharma y Probiomed. De las compañías con las que se tenga contacto, se elegirá solo una que será con la que se trabaje el próximo año.


Sergio Rosales dijo que esta vacuna será usada para aplicar el refuerzo anual contra el Covid-19 e incluso para ser exportada a países de Centroamérica y Sudamérica que están padeciendo desabasto del biológico; por lo que, aún cuando la pandemia ya haya terminado, será útil para las personas.


El prototipo ya fue aplicado en ratones y se llegó a la conclusión de que es efectivo. El siguiente paso será su prueba en personas, lo cual se dará el año próximo.


Sergio Rosales destacó que se ha desarrollado con el uso de tecnología propia, lo que permite que México pueda tener autonomía en el desarrollo de vacunas. En este proyecto también participan los investigadores Mauricio Comas García y Omar González Ortega, con apoyo de recursos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

EL EXPRÉS

X